Documento sobre Terrorismo de Estado en Paicil Antreao

CARTA ABIERTA AL PAÍS Y AL MUNDO
Documento sobre la Violación de los DDHH en Paicil Antreao
Villa La Angostura - Neuquén

El regreso de un experto
LA PATOTA DE WILLIAM FISCHER EN BELVEDERE


Por
Edgardo Datri
Miembro del Organismo de DDHH “Zainuco” y

Coordinador de la Esc. de Formación “Carlos Fuentealba”
Neuquén

El 19 de julio de 1924 se produjo en la provincia del Chaco la Matanza de Nepalpí. Cerca de 130 policías y unos 10 civiles exterminan a 450 indígenas. A los sobrevivientes hombres les cortan el pene y a las mujeres los senos. La causa del etnocidio es una huelga de los recolectores de algodón. Al líder, el cacique Pedro Maidana, primero lo capan a machetazos y luego lo empalan (atraviesan sus esfínteres con estacas) junto a sus dos hijos. Otro de los crímenes de lesa humanidad provocados por el terrorismo de Estado en nuestro país. Otro de los crímenes de los que pocos argentinos tienen memoria. Los responsables actuaron con la impunidad con que hoy, en Villa La Angostura, están siendo constantemente amenazados los miembros de la comunidad Mapuche Paisil-Antreao hostigados por paramilitares contratados por comerciantes del lugar. No ignora esta situación el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, ya que la zona, según hemos podido constatar está literalmente “liberada”.

Elabora este documento a partir de la información recibida por la Comunidad Mapuche
 “Paisil Antreao”: Edgardo Datri (Miembro del Organismo de DDHH “Zainuco” y
Coordinador de la Esc. de Formación “Carlos Fuentealba”)
Neuquén, 17 de marzo de 2010

Desde comienzos de 2005 la comunidad Mapuche Paisil-Antreao denuncia públicamente la intervención abierta y violenta de bandas armadas al servicio de los supuestos propietarios de fracciones en conflicto en el territorio de su comunidad en Villa La Angostura, Neuquén. Siempre operan en coordinación con efectivos de la policía neuquina, en una suerte de “ejercicios combinados”.

¡¡¡El dios Hefesto no era griego sino neuquino!!!



Efectivos de la fuerza policial neuquina en un sector del cerro Belvederee.
Ayer la Inquisición desenmascara-ba básico del “Reino de Dios” en la Tierra; hoy, el Movimiento Popular Neuquino, MPN, nos muestra la naturaleza de la democracia en los tiempos de la re-colonización capitalista. En ambos casos, más allá de las diferencias y las distancias témporo-espaciales, una historia similar: el terrorismo de Estado, la cárcel para las víctimas del sistema, y en caso de no respetar ni las reglas de la mano invisible del mercado ni la cultura hegemónica, la militarización territorial y un probable y nuevo genocidio inspirado en las lecciones de la “Campaña del Desierto”. Lo único que nos falta es que Jorge Sapag, su hermano Carlos, su hermana Luz y Ana Pechén, hagan un graffiti en cada escuela neuquina para que el Mapuche y el huinca pobre puedan leer: “Esta parte de la Patria es un territorio cuyos dueños somos nosotros y el huinca gringo pero rico”.
Es que la matriz colonial-capitalista española, ahora gira alrededor de la concupiscente relación conyugal con Repsol y de la propiedad de la tierra, tanto en manos extranjeras –tal es el caso del norteamericano William Fischer, como de comerciantes, hacendados y especuladores vernáculos. En este último caso, y a manera de ejemplo, recordemos expresiones vertidas por Carlos Sapag, el hermano del gobernador, quien el año pasado reveló, vía una solicitada en “La Mañana de Neuquén”, la presencia de “elementos” de la ETA, las FAR y otras bandas guerrilleras en sus tierras y la de otros huincas redentores, reclamándole a su consanguíneo intervenir con la fuerza pública, ya que de lo contrario, él y otros amos de la “Tierra Nueva” tendrían que defenderse con lo que Dios les había dado: ¡¡¡“piedras y cuchillos”!!!
Hay que admitir que si bien el hermano del gobernador no registra antecedentes como un exégeta de la Biblia, debe ser un conocedor de la mitología griega. Algunos sospechan que se estaba refiriendo a Hefesto, el dios del fuego y de la metalurgia, hijo del dios Zeus y de la diosa Hera o, en otros relatos, sólo hijo de Hera. Pero independientemente de quienes hayan sido sus progenitores, Hefesto era el artesano de los dioses y les fabricaba armaduras, armas y joyas. ¿Se entiende el por qué de la militarización en localidades como el cerro Belvedere en Villa La Angostura? Hay, entonces, buenos motivos para pensar que la soldadesca de Jorge Sapag, Ana Pechén y Jorge Sobisch, está en buenas manos para combatir a tanto Mapuche que se esté haciendo el bravucón en estas sagradas tierras que la civilización occidental judeo-cristiana, les legó a algunos pocos. Julio Argentino Roca, al igual que Hefesto, también tenía su morada en el Olimpo.
El pasado 17 de febrero la policía de “Tierra Nueva” retiró el personal uniformado del territorio Mapuche de la comunidad Paisil-Antreao, apostado allí desde el 2 de diciembre pasado. Al mismo tiempo, habilitó una auténtica zona liberada en la que a partir del día siguiente comenzó a operar Daniel Ducau con por lo menos una docena de personas, aparentemente policías de civil. ¡¡¡Nada más parecido a un escuadrón parapolicial!!!

El gobierno de Neuquén dispuso una “zona liberada” en Villa
La Angostura. Ahora actúan los escuadrones particulares de
Daniel Ducau y del yanqui William Fischer
 
Después del retiro aparente de las fuerzas especiales del Estado neuquino en el territorio en conflicto, anunciado el 15 de febrero en la localidad, el gobierno de esta provincia abrió la compuerta a la instalación de por lo menos dos bandas particulares, las que en la práctica son los responsables operativos de continuar y sostener el terrorismo desatado el 2 de diciembre pasado en esa zona.
Aportamos ahora algunos elementos para analizar con las organizaciones de la sociedad civil la gestación de formas larvadas de terrorismo de Estado en territorio mapuche, con la complicidad, de hecho, de funcionarios públicos de los tres poderes del estado.

Fischer el 18 de enero pasado cuando encabezó la represión en la zona del rewe, armado e impartiendo órdenes por la red de radio de la policía.

La banda proletaria de Fischer
Hace 20 días advertimos que una patota se instaló en el predio que ocupa, de manera ilegal e ilegítima, en el cerro Belverede, el norteamericano William Fischer. Identificamos lugar en el punto (2) del croquis incluido en este informe. De acuerdo a lo que puede conocerse a la distancia, este señor “custodia” y hostiga desde ese frente a la comunidad con una docena de personas contratadas en un barrio de Bariloche conocido como “34 Hectáreas”, identificándose entre ellos a Gerardo Cayuman, presidente de la junta vecinal del barrio “Unión” de la vecina ciudad. Ya había recurrido a este mismo grupo para ejecutar el desalojo del 2 de diciembre pasado; en esa oportunidad operaron con identidad encubierta contra la población civil, situación que quedó debidamente documentada.
 
La mano de obra especializada de Fischer
En las últimas semanas volvió a ser visto en la zona en conflicto al ex policía de Neuquén Carlos Amarilla, alejado de sus funciones oficiales prudentemente y a tiempo para evitar que sus causas penales por abuso y torturas contra menores salpicara a la institución.
Muchos pibes de Villa La Angostura conocen en carne propia –carne dicho en sentido literal- quién es Amarilla y cómo actúa, ya que sufrieron sus feroces golpizas cuando vestía uniforme y reportaba en la comisaría 28. También lo conoce muy bien el actual juez Federico Sommer, ya que cuando era fiscal intervino en la localidad por esas denuncias revelando ante comisaría la identidad de los denunciantes, exponiéndolos a mayores riesgos y “salvando” a Amarilla y otros policías golpeadores.
Según la memoria de la comunidad Paisil-Antreao, Amarilla primero intervino bajo las órdenes de Daniel Ducau, luego para José Salamida en el proyecto turístico “Canopy”, después para el comerciante Bianchini y ahora para Fischer. Este último, un conocedor del territorio en conflicto y de los miembros de la comunidad mapuche en lucha.



Fischer durante el desalojo y destrucción de rukas (casas) el 2 de diciembre pasado escoltado por el grupo de choque personal.


Algunos antecedentes de Carlos A-marilla

-    Junto a Hugo Carmonei, otro ex policía que denunciamos en enero de este año por su papel de vigilante ilegal en el barrio Margaritas, durante los años 2003 y 2004 ejercieron el terror contra los jóvenes de los barrios popu-lares, fuera y dentro de la comi-saría 28;
-    Golpeó ferozmente en la cabeza a Ester Pascal, miembro de la comunidad, por cuyas secuelas debió ser operada;
-    Actuó como fuerza de choque junto con una patrulla oficial para el comerciante Martín Bianchini y su socio Jorge Bernardi, el miércoles 16 de diciembre de 2005, una semana después que consiguieran una ordenanza municipal que les aprobaba una escritura y los autorizaba a subdividir; en este incidente participó como oficial el actual comisario local Cuadrado;
-    Fue parte de la cuadrilla de trabajadores que alambró para Ducau una fracción del territorio en conflicto.

Una parte de la zona liberada
Para una mejor comprensión del escenario donde ejercen el terror contra la comunidad mapuche tanto las bandas armadas como la policía de Neuquén, compartimos este croquis parcial del área Belvedere en conflicto:
1.    ubicación aproximada del Rewe y el Pillan Lelfun, espacios de ceremonial sagrados para el pueblo mapuche.
2.    acceso a la fracción en conflicto con Fischer donde está instalada el grupo de las 34 has. y antes estuvo un puesto ilegal de la DESPO y del GEOP (grupos especiales de “choque” de la policía neuquina).
3.    fracciones en conflicto con los descendientes de Pérez Catán cuyo representante en la zona es Daniel Ducau.
4.    fracción en conflicto con Margarita Hoffer, suiza, en cuya hostería en construcción se instaló un puesto policial volante a metros de la ruka de miembros de la comunidad.
5.    fracción en conflicto con José Salamida, que patrulla armado el lugar cuya propiedad reclama a partir de un dudoso boleto de compra venta original realizado por familiares directos del actual comisario Cuadrado.


 
Último momento
Esta semana efectivos de la policía de Neuquén amenazaron con prisión a dos miembros de la comunidad mapuche Paisil-Antreao sin que se conozca ningún instrumento jurídico que así lo permita, ni razones distintas a la persecución y terrorismo.
El día 15 a las 18 y el 16 a las 19 aproximadamente, cuatro policías que se trasladaban en un patrullero pretendieron forzar a los ocupantes de la ruka de Berta Quintriqueo a firmar supuestas notificaciones judiciales. Ante la negativa, amenazaron verbalmente con arrestar por 15 días tanto a Berta como a uno de los jóvenes de la comunidad. Por ser la policía del Neuquén la cara visible y el brazo armado ejecutor del terrorismo de Estado en el territorio en conflicto, la comunidad mapuche Paisil-Antreao decidió no reconocer a ningún policía como interlocutor para ningún trámite administrativo ni judicial. Aún así, la comisaría 28 al amparo del poder judicial cómplice insiste en delegar al verdugo la tarea de mensajero.
A Berta le dijeron que si el lammgen no se notificaba lo iban a arrestar y a ella que no lo esconda en su ruka, sino ella correrá la misma suerte.
Supuestamente, pretenden notificar a varios miembros de la comunidad en lucha por una causa en la que intervendría el juez Videla, el mismo que dispuso el desalojo ilegal en favor de William Fischer.
Durante uno de los tanques ataques armados contra el pueblo mapuche en Belvedere, el 21 de diciembre del año pasado, a cara descubierta, el sargento Guevara amartilló su arma reglamentaria contra la cabeza de Pirén (2 años), Nicolás (11), ordenándole a Martín (12) “arriba las manos”. Guevara presta servicios en la comisaría 28 local, vive en un barrio popular y es ampliamente conocido por la gente, por lo que si atacó de ese modo a los niños de la comunidad es porque tiene garantizada la impunidad en el Estado de Neuquén.

Exigimos orden detención para los parapoliciales y
efectivos que van por un nuevo etnocidio.

Marzo de 2010