Documento 42 meses de la masacre de Cromañón

ILUMINAR A LA JUSTICIA PARA QUE SE HAGA JUSTICIA

ILUMINAR LA REALIDAD PARA QUE LA MASACRE NO SE  OLVIDE

La luz que fue tu vida siempre iluminará la verdad, dice la canción de Marcelo, sobreviviente de Cromañón. Por esto,  esperamos que las luces de las vidas de nuestros chicos iluminen el duro camino de encontrar JUSTICIA. La luz de aquellos que vivieron poco y brillaron mucho, como dice la mamá de Nico.

Esperamos que las luces que fueron sus vidas ayuden junto a nuestra movilización, a romper la impunidad y permitir que en el próximo JUICIO PENAL algunos de los responsables políticos y materiales puedan ser castigados.

Por eso hoy marchamos con luces. La luz es otra forma de hablar.

La luz también nos recuerda el amor de nuestros pibes. Ya que la nuestra es una lucha por amor, a los que no están, a los que siguen estando y a los que vendrán.

Necesitamos la luz, frente a los personajes oscuros que se pasean tranquilamente por Palermo Hollywood, y luego a través de sus acompañantes, agreden a los periodistas que los descubren. Personajes que mientras estuvieron detenidos, se sacaron fotos como para dar lástima  y ahora se los ve en muy buen estado, sin duda más rozagantes que a nosotros.

Luz frente a los funcionarios corruptos que siguen victimizándose aun desde un escaño en la Legislatura. Como ese que se  pone pálido cada vez que nos ve, y nos seguirá viendo, con las fotos de los chicos mirándolo desde nuestros pechos.

Se trata de esa misma calaña de funcionarios que no se hicieron cargo de las muertes de Maximiliano KOSTEKI Y Darío SANTILLAN hace 6 años;  no  fueron presos, e inclusive ni  siquiera han sido juzgados y algunos continúan ocupando cargos públicos.

La misma calaña de funcionarios que no quiere responder, hoy, en el juicio por el asesinato del maestro Fuentealba en Neuquén.

LUZ QUE ILUMINE CONSTANTEMENTE EL RECUERDO. Recuerdo que nos dice no olvidar. Y que le dice a todo el pueblo: Cromañón nos pasó a todos. Y las condiciones que lo hicieron posibles siguen presentes. Algunos de sus responsables están por ser juzgados. Por eso el acompañamiento a la CAUSA  PENAL es importante.

La masacre de Cromañon debe recordarse: en el lugar de los hechos, en nuestros corazones y en los de todos: ayudando así a que no vuelva a ocurrir.

El recuerdo permanente del horror, aunque nos duela, previene de otros horrores.

Serán muchos meses de seguir el Juicio, que está previsto en no menos de 7 para este primer juicio oral Cromañón. Serán varios días a la semana, durante muchas horas.

Por esto pedimos el pronunciamiento y compañía, el seguimiento atento y la vigilia de los organismos de derechos humanos, los centros de estudiantes, las asociaciones civiles, las agrupaciones políticas, las personas que entiendan que Cromañon forma parte de una cadena de desidia, corrupción y negociados.

Los que entiendan que funcionarios como Fabiana Fiszbin son personas peligrosas. Porque su negligencia y corrupción permitió la muerte de casi 200 chicos.

Y como la impunidad, de hecho, sigue cobrándose vidas, lograr que el JUICIO PENAL por fin se realice, y que los funcionarios responsables se sienten al banquillo de los acusados es parte de la lucha contra esa impunidad. Es parte, aunque sabemos que NO es toda la lucha.

Por eso a la causa judicial la acompañaremos con movilización constante.

En esa movilización, que es imprescindible pero será desgastante, sabemos que seguirán surgiendo provocaciones e intentos de desestabilizarnos.

En todo este tiempo, han surgido mitos y mentiras  alrededor de la masacre de Cromañon. Como el de la guardería que sabemos inexistente; como el de los chicos supuestamente descuidados; como el mito de que el pobrecito Ibarra no sabía nada, y nada sabían Fabiana Fiszbin y los demás funcionarios; el mito de que Ibarra no conocía ni favorecía a Chabán; el mito de que éramos parte de un golpe de derecha cuando buscamos el Juicio Político y la destitución de Ibarra por el camino institucional; el mito de que la Justicia es de por sí “buena” y que tenemos que dejarla actuar, pasivamente.

Algunos mitos y mentiras, nacieron de informaciones superficiales iniciales, otros fueron creados al correr de los días. Todos fueron alimentados por algunos de los responsables de la masacre allí cometida: nada mejor que trasladar la culpa a las víctimas. Es un viejo y perverso mecanismo, que ha posibilitado un país como el que padecemos.

¿Qué mitos, nos preguntamos, se inventarán a poco menos de dos meses del juicio?

¿Qué más harán para tratar de debilitarnos?

Los mitos y mentiras ayudan a la impunidad. Echar sospechas sobre las victimas o sus familiares, ayuda a que a una parte de la ciudadanía no le parezca tan importante esclarecer los hechos y establecer las responsabilidades.

Esos silencios y tácitas complicidades son las que permiten las malditas secuencias de muerte evitable en nuestro país. Así,

Kheyvis está impune y prescripto. La causa AMIA es una causa impune.

Lapa aguarda el resultado de un inquietante juicio oral.

No se sabe nada de Julio López.

Y podemos continuar la lista.

A pocos días del JUICIO ORAL movilizados y alertas decimos:

CARCEL A  IBARRA CHABAN Y TODOS LOS RESPONSABLES

NO A LA IMPUNIDAD/ LOS PIBES DE CROMAÑON PRESENTES