Documento 37 meses de la masacre de Cromañón

Texto elaborado colectivamente y leído en la Plaza de Mayo el 30 de enero de 2008, a 37 meses de Cromañón.

Consensuado por la Articulación de familiares, sobrevivientes y amigos de las víctimas de Cromañon

Construimos desde y con el afecto y la solidaridad

Ya pasaron más de 3 años. Tres años de recuerdos, de llanto, de dolor, de lucha, de marchas, de construcción de acuerdos, de homenajes, de memoria. Tres años en los que para medir el paso del tiempo, usamos la ausencia, las lágrimas, el dolor, los cumpleaños, la mesa vacía.

Familiares, sobrevivientes y amigos hemos logrado llegar a la marcha del 30 de diciembre, a 3 años, en un marco de gran unión.

Pese a las muertes que se siguieron sucediendo, por acción de la impunidad, estamos enteros y juntos. Pese a que no contamos con un aparato de organización ni dinero para movilizarnos, logramos una acción que superó nuestras propias expectativas.

La marcha de los 3 años fue multitudinaria: fue un gran NO al olvido. Los medios de comunicación no pudieron ignorar ni este acontecimiento, ni los eventos previos durante todo diciembre, algunos de ellos realizados en conjunto con otras organizaciones de víctimas, como las Madres del Dolor y otras.

Algunos medios comentaron durante esa noche que la concurrencia ascendía a 27.000 personas, pero “casualmente” al día siguiente se retractaron ¿por alguna influencia del poder político tal vez? Y hablaron de 5000.

Todos los que estuvimos sabemos que fuimos muchos más de 5000, que nos movilizamos no solamente el mismo 30 durante todo el interminable día de mayor calor en el año, también el día anterior y la noche de vigilia en Plaza de Mayo.

Miles de jóvenes, como en ninguna otra marcha, estuvieron presentes. Sabemos del gran esfuerzo que han puesto sobrevivientes y jóvenes amigos de nuestros pibes para poner el cuerpo, una presencia encendida, doliente, cantante, sonante, con el rock y con la murga, con el llanto y con la furia, con el homenaje y la tristeza. Un abrazo especial a Marcelo Santillán y su grupo y a los murgueros de Los que Nunca callarán y otras murgas solidarias. Un gracias especial a los murgueros de Jujuy, que realizaron un acto recordatorio en lejanas tierras, en el mismo momento en que se desarrollaba el nuestro en Buenos Aires. Otro agradecimiento a la artista que plasmó nuestro propio sentir en el nuevo mural del santuario, y al locutor que nos acompañó durante todo el acto.

Fue una marcha con tal cantidad de adhesiones y convocantes que por su número y diversidad, resulta imposible reflejar aquí: organizaciones políticas, estudiantiles, sindicales, asociaciones profesionales, centros de estudiantes, organizaciones religiosas, de mujeres, personalidades de la cultura, los derechos humanos, legisladores y ex legisladores.

El abrazo solidario que necesitamos tanto, estuvo presente en la Misa en la Catedral; en la palabra de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, de la presencia ejemplar de Nora Cortiñas y otros compañeras y compañeras, entre quienes nombramos como ejemplo, al hermano de Sandra Rodríguez, esposa del maestro asesinado Carlos Fuentealba.

Nos dijo Nora Cortiñas: los desaparecidos “no lucharon para que les hagan placas y monumentos, no. Lucharon para que todos vivamos en un mundo mejor y más justo, en el que la vida valga lo que vale".

Al mismo tiempo nos enorgullece decir que una vez más, la marcha del 30 fue como otras, una tribuna donde otras victimas de impunidad en democracia, pueden denunciar sus propios casos y encontrar eco y solidaridad. Así ocurrió con el caso de la Sra. Colman.

Estamos iniciando un nuevo año, sabemos que éste será especial para nosotros, en poco tiempo más empezará el juicio oral y muchos tendremos por primera vez la oportunidad de enfrentarnos cara a cara con aquellos que tendrán que explicar el cómo y el por qué de tantas muertes absurdas. Será el tiempo en el que las actuaciones y declaraciones mediáticas de los protagonistas más notorios de esta historia macabra dejen paso a los testimonios concretos de estos señores y señoras que hasta ahora, lo único que hicieron fue tratar de sacarse de encima sus responsabilidades.

No estarán todos los que quisiéramos que estén, pero a algunos se les produjo un revés: tal es el caso de Levy, extraño caso en el cual la Jueza Crotto decía que no había ningún elemento para imputarlo; el juez que la reemplaza en su juzgado, sin agregar nada, encontró que con lo que consta en la causa, es más que suficiente para ello: hoy Rafael Levy está imputado.

Tendremos que estar atentos a lo que suceda día a día en el juzgado, tendremos que estar presentes en el recinto y movilizados en las calles, rodeados de la sociedad que exija justicia, para que sientan la presencia de nuestros chicos, aquellos que tienen que ver con sus ausencias.

Lograr esa memoria que exigimos a través de la justicia que también exigimos será una tarea que tendremos que sostener entre todos. Esta tarea la están llevando a cabo también los familiares de Ycuá Bolaños, en Paraguay, que enfrentarán a comienzos de febrero, la campaña mediática emprendida por los estrategas del acusado Juan Pio Paiva para intentar revertir la opinión publica desfavorable hacia una sentencia blanda para sus criminales defendidos. Allí estará una delegación de familiares, llevando a Paraguay la solidaridad de todos nosotros. Sabemos de las enormes similitudes entre las muertes de Paraguay y las de Cromañon, empezando por el valor de la mercancía por sobre la vida, los vericuetos que tiene la impunidad y el ataque a las propias victimas.

Vaya también nuestra solidaridad a los familiares y amigos de José Luis Cabezas, de cuyo asesinato se cumplieron, el 25 de enero, 11 años. Otro asesinato con criminal participación del poder político. Hacemos nuestras las palabras de Gladys Cabezas: La justicia nos debe justicia, y repudiamos la liberación de varios de los condenados por el terrible crimen.

Durante el 2008, Ibarra intentará ignorar a Cromañón en la legislatura. Lo hará custodiado por guardias de seguridad que probablemente paguemos los contribuyentes, con la excusa de la supuesta violencia de los familiares de Cromañón. Violencia es, para nosotros, tolerar su cara desafiante en el recinto. Pero seguiremos concurriendo, primero porque es un derecho de los ciudadanos presenciar las sesiones del Poder Legislativo, que deben ser públicas. Segundo, porque tenemos muchos motivos para temer por nuevos cromañones, tal como consta en el informe que le entregamos en mano a los legisladores, y del cual esperamos la respuesta merecida: investigar, advertir, tomar medidas.

Durante estos años se alimentó la falsa creencia que nosotros "perseguimos" solamente a Ibarra y Chabán, como si fuésemos sus victimarios; en esta masacre, las únicas víctimas son nuestros hijos, los que murieron, los sobrevivientes que estuvieron esa noche en cromañón y también nosotros, todos los familiares que sobrevivimos a nuestros hijos fallecidos.

Aprovechamos esta tribuna para saludar a la legisladora Patricia Walsh, en los difíciles momentos que comprendemos muy bien, está pasando, y acompañarla como ella supo hacerlo con nosotros.

También saludamos a los trabajadores del Casino, aquí presentes en su justa lucha.

No nos cansamos de repetir, seguiremos luchando:

Por

CARCEL A IBARRA CHABAN Y TODOS LOS RESPONSABLES

NO A LA IMPUNIDAD DE AYER Y DE HOY

LOS PIBES DE CROMAÑON PRESENTES AHORA Y SIEMPRE