Causa Legislatura - Carta de Jorge Nieva

Los presos políticos de la Legislatura porteña somos presos de la vieja política (Menem, Duhalde, De la Rúa) y hoy Kirchner, caracterizada por la soberbia y el autoritarismo contra los pobres, cartoneros, artesanos, limpiavidrios, cuidacoches, prostitutas, vendedores ambulantes y millones de hombres y mujeres desocupados hoy excluidos por este sistema podrido, donde los grandes evasores y los corruptos mentirosos que roban, hambrean y asesinan al pueblo están libres gozando de impunidad y, en cambio, los trabajadores de la vía pública que defienden su changa, su único medio de subsistencia son los encarcelados.

Somos 12 varones y tres mujeres que manifestamos contra el orden de los cementerios que pretenden imponer los Cavallo, los Macri, los Baseotto.

Recuerden vecinos de Buenos Aires que ayer fueron 30.000 desaparecidos asesinados, hoy somos nosotros 15 y mañana pueden ser sus hijos y nietos, las nuevas víctimas del gatillo fácil y la tortura policial que los jueces consienten. Igual pánico sentirán cuando sean incriminados en causas armadas e inventadas como la que padecemos hoy nosotros 15.

Kirchner y su gobierno en complicidad con el poder económico y el judicial insisten en humillarnos en esta cárcel donde un pan se recibe cada 28 horas, la carne es un cuero duro imposible de comer, las mantas se rompen después de un sueño, parecen hechas de pelusas. Si este poder político, económico y judicial insisten en tenernos presos, pido yo que se nos trate como seres humanos y no peor que animales.

Aquí el exterminio de los jóvenes continúa como en la Dictadura, porque al sobrepoblarse los pabellones, durmiendo en el piso con frío y con hambre es el entorno ideal para que explote la violencia entre presos.

La responsabilidad de esto la tienen los poderes legislativo y judicial por la aplicación indiscriminada de la prisión preventiva. Tanto legisladores como jueces están violando derechos y garantías constitucionales. Con los 15 presos políticos de la Legislatura porteña se está haciendo un uso arbitrario y abusivo del Código Penal.

Hoy el poder político de turno (desde 1983 están los mismos, radicales o peronistas) buscan sentar jurisprudencia para lograr que los pobres desaparezcan de las calles y acepten pasivamente ser reducidos a nada y que nada tengan para comer ni para pensar, nada para criticar ni exigir, quieren sí pobres muy miedosos de sus leyes y códigos fascistas y racistas que dividen a la ciudadanía en dos. Una elite con todos los privilegios y la mayoría indigente y marginada.

Los 15 presos políticos de la Legislatura porteña no tenemos poder político, ni financiero, ni mediático como Chabán o María Julia Alsogaray, por eso los jueces nos quieren hacer pudrir en estos campos de concentración que son hoy las cárceles del Servicio Penitenciario Federal. Que dependen del Ministerio de Justicia y del Presidente Kirchner. Un político campeón del doble discurso, un mentiroso. Porque en muchas cárceles se recibe a los que ingresan a garrotazos en la cabeza y en la espalda y cuando se los traslada el recibimiento es igual. Compiten unos con otros en crueldad.

Tenemos un poder judicial homofóbico y antisemita. La masacre de la AMIA así como el atentado a la Embajada de Israel siguen impunes. Hay un encubrimiento legal de la tortura policial porque las denuncias penales de gays y travestis nunca son consideradas, siempre los decentes son los policías. Hay juezas como la Mónica Berdión de Crudo y la Mónica Atucha que solo saben sobreseer a torturadores, ellas no condenan ni castigan este delito de lesa humanidad. Protegen y consienten así la violencia institucional contra las minorías sexuales.

Querido pueblo trabajador: ustedes que saben de tantas humillaciones, solo los tenemos a ustedes para que denuncien y reaccionen ante esta injusticia. A ustedes nos unen la pobreza y la exclusión. Muchas gracias por ayudarnos y solidarizarse con nosotros. Y que el dolor de los humildes se transforme en un solo grito furioso pidiendo: justicia y libertad a los 15 presos políticos de la Legislatura porteña. Y la voz del pueblo se oirá siempre. Quieren callarnos encarcelándonos.


Estos son los responsables de un año de cárcel:

Jueza Silvia Ramond, del juzgado de Instrucción Nro. 37

Fiscal Claudio Soca de la Fiscalía de Instrucción Nro. 46

Jueces Guillermo Navarro, Mario Filosof y Rodolfo Argerich, camaristas de la Sala V de apelaciones en lo criminal.