Causa Legislatura - Carta de Carmén Ifrán a los familiares de las victimas de Cromagnón

CROMAÑÓN

Los gritos del silencio, del dolor y desesperación... Clemencia, ellos no la tuvieron, lloraron, gritaron y no los escucharon, no tenían oportunidad de ser oídos.

A ellos les robaron toda su alegría, en una sola noche; eran niños llenos de sueños que ya nunca serán cumplidos.

Hoy espero que esos sueños que ellos tenían puedan ser cumplidos aunque sea para que se haga justicia. Porque no queremos que el fuego de nuestras bocas se apague, nuestra sangre nos llama de entre las cenizas, y con nuestras manos dibujaremos sus rostros.

El aire de ausencia no apaga las 194 velas desplegadas desde aquel diciembre, las calles todavía están envueltas en la niebla.

Una niebla que la justicia niega ver. ¿Dónde están los chicos?

Qué lugar ocupa la muerte de nuestros chicos en la escala de valores de los que dejaron libres a los culpables.

No esperen resignación.

¡Nos pueden poner todos los ríos delante nuestro, que todos los ríos cruzaremos por nuestra sangre!

El 30/12 nos fuimos todos con los chicos, pero nuestros gritos de furia seguirán latentes bien al lado de sus oídos.

¿Hasta cuando el dinero y el silencio pesarán más que la vida?

Madres. Díganle al oído lo mucho que los necesitan, quiéranlos, y que la otra punta de otra infancia, donde están los sueños del descanso, deje que la vida sea su propia película, entre la tierra y la eternidad.

Me despido de ustedes, padres del dolor. Agradeciendo infinitamente estar en sus mensajes de libertad.

Atentamente.
María del Carmen Ifran 

Carmen Ifran, compañera presa política, detenida en la cárcel de Ezeiza, desde el 16 de julio de 2004, por reclamar por sus derechos frente a la legislatura porteña.