Causa Legislatura - Carta a l@s Compañer@s

El sábado 30 de julio, en el encuentro mensual de educación popular que como equipo de Educación Popular “Pañuelos en Rebeldía”, realizamos en la Universidad de las Madres, y del cual participan compañeros y compañeras de distintas organizaciones y provincias del país,  trabajamos sobre la situación de las compañeras y compañeros que están presos.

Del encuentro participaron Luiggi y Diego del MUP, Aída de AMMAR y “Pepino” Fernández de la UTD de General Mosconi.
Luego del diálogo compartido sobre la situación de Gabriel Roser y de los presos y presas de legislatura: Carmen, Marcela, Margarita, Antonio, Horacio, Marcelo, Jorge, Fabián, Héctor, Cesar, Carlos, Jesús, Adolfo, Eduardo y  Martín,  y sobre la criminalización de la protesta; el grupo reflexionó y elaboró colectivamente una carta, para ser entregada a los compañeros y compañeras presas políticas.

CARTA A LAS COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS

Acá estamos, tratando de buscar la manera de darles ánimo desde la distancia, buscando palabras para la esperanza. La vida no se pierde, sigue en pie.
Somos herramientas de la naturaleza, no debemos despreciar la vida. Podemos encontrar en este momento otra forma de crecer, luchando con uno mismo, encontrándose, formándose, que vendrán otras luchas. Si uno las busca y las desea; las encontrará.
En este sistema injusto nosotras y nosotros somos potenciales víctimas, ustedes ya lo son. Lo que nos une es la emoción y la pasión para cambiar el mundo. Porque tenemos el mismo pensamiento y sentir de la lucha. Por nuestros derechos le hacemos el aguante a lo lejos, aunque no nos conozcamos estamos juntos.
Porque todos y todas queremos la igualdad ante la ley, no queremos más una justicia para ricos y otra para pobres.
Compañeras, compañeros, jóvenes, grandes, en cualquier situación de vida, en el dolor, en la lucha. Las y los pensamos, sentimos, acompañamos, apoyamos. Cada una, cada uno de ustedes es importante para nosotras y nosotros en la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo. Deseamos que sigan luchando, que haya justicia. Por eso, desde nuestro lugar nos solidarizamos con ustedes en momentos tan tristes y dolorosos. Y nos comprometemos a luchar con recurrencia y consecuencia para lograr su retorno a la libertad y a la lucha. Porque necesitamos su ejemplo y fortaleza para seguir siendo constantes en la misma, para transformar esta realidad que nos reprime y nos roba los sueños e ilusiones, en una humanidad con valores de solidaridad, justicia y amor.
Su lucha es un incentivo y nos fortalece a nosotros y nosotras que, como ustedes, buscamos una sociedad nueva donde las personas valgan por lo que son y no por lo que tienen.
Compañeras, compañeros, la libertad no se detiene, porque el sueño no se detiene. El alma es libre. Las paredes de la cárcel los separan  de nosotras y nosotros, pero al mismo tiempo nos unen en la lucha por cambiar el sistema que nos oprime y quiere matar nuestro espíritu. Podrán ponernos mil rejas que jamás matarán las ideas.
Desde aquí sepan que no están solas, ni están solos. Que sus fuerzas no se terminen, que aquí nos acordamos y pedimos por ustedes. Estamos con ustedes. Por nuestros seres queridos que luchan y sienten con ustedes. ¡ Fuerza !
¡Libertad, Libertad, a los presos y presas por luchar!

Estudiantes de Educación Popular, Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo.

30 de Julio de 2005.