Presos políticos paraguayos - Carta de los compañeros
Carta abierta de los seis campesinos paraguayos, presos políticos en Argentina, en la cárcel de Marcos Paz

Viernes 11 de mayo de 2007


Un año después

Llevamos detenidos un año, y pensar que vinimos a solicitar refugio al gobierno de los derechos humanos, un año encerrados como los peores delincuentes, porque nos hemos atrevido a luchar por días mejores, mejores para nuestra patria, por considerarnos herederos de las banderas de luchas de aquellos que murieron en manos del tirano Stroessner, por repudiar a los soldados yankees, a las políticas del FMI, al banco mundial adueñados de nuestro país. El gobierno argentino ha hecho oído sordo a nuestras denuncias de persecución, negándonos el refugio político a 3 días de haberlo solicitado, argumentando que el Paraguay es un país que goza de un estado de derecho, por su parte el Juez Lijo concedió la extradición en primera instancia, que obedientemente, asume los mandatos del gobierno antes que reconocer la persecución política vigente en Paraguay, era comprarse un conflicto con un socio del Mercosur.
Queremos dejar claro ante la opinión pública que tenemos derecho a ser refugiados, aunque al Juez Lijo no le importe nada, ni el derecho, ni las garantías procesales, ni nuestras vidas , como muestra de estos tiempos en que los gobiernos se declaran democráticos, en donde tiene supremacía los tratados sobre comercio internacional, por encima de los derechos fundamentales del hombre.
El gobierno de Néstor Kirchner, el de los derechos humanos, nos tiene detenidos hace un año, convirtiéndose en cómplice de la persecución de la cual somos víctimas por nuestra posición antiimperialista.
No somos delincuentes, integramos el sector que históricamente ha enfrentado a la dictadura desde el campesinado, perteneciendo al sector popular, que ha sumado más de doscientos mártires desde la caída de la dictadura de Stroessner, muertes que aun siguen impunes.
A todo esto tenemos que sumarle el sufrimiento que estamos soportando en la cárcel, en el extranjero, lejos de nuestras familias, hijos, esposas, hermanos, hermanas, perseguidos al igual que nosotros, dolor que compartimos con ustedes hoy a un año de nuestra injusta detención.
Llevamos un año presos, por pensar, por querer ser libres, por luchar por nuestra patria, por denunciar injusticias y sobre todo por repudiar a los yankees. El tiempo transcurrido hasta hoy, nos encuentras más firmes en nuestros ideales, por la lucha a favor de la vida.
Ante la inocultable injusticia, nos dirigimos al pueblo latinoamericano que nos acompañe en esta digna resistencia del pueblo campesino y pobre que se organiza y lucha por cambiar las cosas en Paraguay.
Pedimos solidaridad ferviente, exigiendo el refugio en la Argentina, ante las embajadas de todo el continente, seguros de que no habrá otro modo de alcanzar la libertad que nos arranque por fin de la cárcel, al igual que a los 5 compañeros cubanos en las garras del imperio yankee.
Nos despedimos con un histórico mensaje de Rodolfo Walsh "Sin esperanzas de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso, de dar testimonio en tiempos difíciles…", para un breve reflexión sobre el momento histórico que vive nuestra América.
Ante tanta agresión y dolor que nos toca vivir, tenemos depositada toda nuestra esperanza en el pueblo conciente y organizado. Les dejamos nuestro abrazo, nuestro cariño y toda nuestra ternura.

Si al refugio, No a la extradición!
¡Hasta la victoria siempre!

Agustín Acosta
Roque Rodríguez
Basiliano Cardozo
Arístides Vera
Simeón Bordón
Gustavo Lezcano