Gabriel Roser - Sueños de Libertad

El 16 de julio de 2005, cuando se cumplía un año de la detención de las compañeras y compañeros de la “causa legislatura”, salimos nuevamente a las calles a ocuparlas, a decir nuestras palabras: “Libertad a las presas y presos políticos”; “Libertad Ya”.

Durante la jornada, convocada por diferentes organizaciones y que se realizó en el obelisco de la ciudad de buenos aires, dicen que hacía frío. Al frío del invierno, al frío del gobierno, se contrapuso la energía desplegada, la adrenalina multiplicada colectivamente, el calor de los abrazos de Gabriel, de Carmen, de…

Los talleres que realizamos como equipo de educación popular “Pañuelos en Rebeldía”, estuvieron atravesados por las intenciones de conocernos – reconocernos, reencontrarnos, de construir colectivamente, de saber quiénes son, qué hacen, qué sienten, cómo están, cómo podemos solidarizarnos, visitarlos, escribirles a las presas y presos; a nuestras y nuestros compañeros.
La palabra de las protagonistas y de los protagonistas estuvo presente, la palabra que implica el diálogo, el habla y la escucha, el ida y vuelta, el intercambio fraterno.
Las banderas, los aerosoles, los panfletos, el mate, nuestros libros, las artesanías en jabón hechas por Carmen nos acompañaron en esta jornada de sueños de libertad.

Un año, desde el 16 de julio de 2004 hasta hoy: 16 de julio de 2005. Un año con doce compañeros y tres compañeras tras las rejas. Un año y casi tres meses, desde el 29 de abril de 2004 hasta hoy, con Gabriel tras las rejas. Rejas que aprisionan sus cuerpos, pero no sus sueños, sus deseos, sus ansias de libertad.
“Fuego a las cárceles” dice una pintada en nuestras paredes. Fuego a los muros del terror, fuego a este sistema perverso de aniquilamiento del ser humano. Fuego a las diferentes opresiones. Fuego al sistema capitalista.

Realizamos lo que llamamos la reconstrucción de la historia de vida de Margarita y de Gabriel. Lo hicimos junto a Miguel, compañero de Margarita y con Inés y Luiggi, compas del MUP, y con “Rolo”, uno de los abogados de Gabriel.

“PAÑUELOS EN REBELDIA”
EQUIPO DE EDUCACION POPULAR

Testimonio sobre Gabriel Roser.

Construido por Luiggi e Inés (compas del MUP) y “Rolo”, uno de sus abogados.

  • Gabriel era responsable de seguridad en las Marchas, era el coordinador de la seguridad del movimiento; en el barrio, en Ringuelet, trabajaba en la huerta que provee al comedor comunitario.
  • Es detenido el 29 de abril del 2004 en el contexto de un Plan de lucha junto a otras organizaciones piqueteras.
  • En el Plan de lucha estaba previsto marchar hacia el Ministerio, en La Plata, para que reintegren los Planes. Con esa Marcha se consigue que devuelvan los Planes.
  • Es detenido una semana antes de la Marcha.
  • En el barrio, además del comedor del Movimiento, hay comedores del PJ. El Movimiento denunció que aquellos no funcionaban, lo cual trajo enemistad con los punteros del PJ. Esto está directamente relacionado con el robo que se le imputa a Gabriel. Frente a esto, la comisaría 6° de La Plata comienza a hostigar al Movimiento. Ese es el contexto de la detención de Gabriel.
  • Detenían a Gabriel y a sus compañeros por averiguación de antecedentes y no les permitían salir del barrio. El límite era la ruta. Una vez detenidos, les tomaban fotos, lo cual es ilegal.
  • Hay que decir que Gabriel no tenía antecedentes penales. Fue acusado por el robo a un supermercado, está imputado por un delito común, por robo calificado por el uso de armas. La causa fue armada por la policía de la comisaría 6° de La Plata.
  • Hay testigos de que él no estaba allí. El dueño del supermercado es un policía retirado de la comisaría igual que los demás testigos. Luego allanaron el comedor del MUP y destrozaron todo. También allanaron la casa de Gabriel.
  • Hace 15 meses que Gabriel permanece preso, no se hizo lugar al pedido de excarcelación. Son muchas las irregularidades de la causa, entre ellas contradicciones entre los testigos.
  • Gabriel no es un preso común, es un preso político.
  • Apenas el abogado y el MUP se hacen cargo de lo de Gabriel, comienzan las persecuciones de policías y para-policiales, que luego fueron frenadas por los compañeros. En esas persecuciones fueron allanadas y hubo robos a las casas de los compañeros del MUP.
  • Fue presentado un Habeas data por el tema de las fotos policiales, que es una de las irregularidades de la causa.  Las irregularidades que se cometen en este sentido llegan a armar mapas de las zonas por familias, se arman ficheros para identificar… El habeas data presentado sirvió para lograr que se secuestren estos álbumes que tenía la policía. Y se prohibió que se saquen fotos.
  • Es diferente lo ocurrido con Gabriel a lo de los presos de la Legislatura, que aparecen como presos por movilizarse. A Gabriel le arman una causa como si fuera un chorrito… desarmar esta argumentación costó mucho tiempo.
  • Los fiscales y jueces de garantías actúan como organismo de convalidación de la actuación policial.
  • Remarcamos entonces: el tema de “preso común” cuando denunciamos que es otro preso político; y el tema del funcionamiento de la maquinaria policial judicial: el accionar de la policía y el mecanismo de  convalidación.
  • Todo comienza con el reconocimiento a rueda.
  • El supuesto testigo que lo reconoce dice en la Fiscalía que tiene determinadas condiciones físicas, da una descripción imprecisa, y más adelante ya da el nombre de Gabriel y dice que ya había robado otras veces.
  • Este falso testimonio es convalidado por la Fiscalía.
  • La presión sirve porque marca límites hasta dónde pueden llegar.
  • Es importante la difusión en los medios y en organizaciones; tener contacto fluido para que no pase esto.
  • A Gabriel lo condena el aparato judicial por su militancia en el barrio. Se logró garantizar sus condiciones de vida en la cárcel y tiene lo que necesita gracias a la difusión que le da el movimiento.
  • Los integrantes del Poder Judicial responden a sus intereses de clase y esta es una variante de la represión política.
  • El objetivo de todo esto es doblegarlo.
  • Gabriel plantea que es como si le cortaran las patas, y que “me robaron tiempo de militancia”. Por eso la idea de los compañeros es mantenerlo activo dentro del Movimiento y que pueda decidir sobre las situaciones del Movimiento, aunque esté preso.
  • Las primeras visitas fueron muy duras, Gabriel lo único que quería era que lo abracemos, estar todo el tiempo de la visita abrazados.
  • Nos costó mantenerlo anímicamente a él y hacer la contención política a la vez. Estaba muy quebrado, ahora está mejor. Es muy difícil sostener políticamente a un compañero, no es tarea sencilla. Emocionalmente no sabes que hacer, tenès que cargar con todo lo que te transmite. Es un aprendizaje: los afectos son una forma de hacer política, es una relación de otro tipo.
  • Cuando pasó todo pensábamos que salía rápido…nos hacemos la autocrítica de no haber reaccionado a tiempo, enseguida, por la naturalización de la represión a la gente que vive en un barrio pobre.
  • Los primeros meses estuvo detenido en la comisaría de Brandsen con 14 personas más. Sólo lo podían visitar los familiares.
  • Yo (compañera del MUP), al principio, me tuve que hacer pasar por la novia porque no nos lo dejaban ver.
  • En su primer cumpleaños estando preso, que fue el 12 de junio, fuimos (con el MUP) a todas las radios y después a la puerta de la comisaría con un micro, banderas. Él escucho todos nuestros gritos, le llegaba de afuera, le sirvió mucho.
  • En su segundo cumpleaños, en la cárcel, pudimos estar con él un rato. Los miércoles hay visita para los organismos, no nos pueden revisar, nos hicieron quilombo porque nos quisieron revisar. Entramos a las 11:45 horas y la visita duraba hasta las 12 horas. Igualmente le llevamos un budín. Y festejamos su cumpleaños.
  • Si el estado de ánimo de Gabriel, hoy está alto, como lo está, es por la solidaridad y el apoyo de los compañeros.
  • La tarea de él en este momento es formarse políticamente, y esto es un vuelco muy grande respecto de lo que él hacía antes.
  • Fue un logro que él se pudiera convencer.
  • Recibe visitas, escucha acerca de las movilizaciones por la radio, los guardias del penal lo reconocen por los afiches que pegamos. Es una militancia distinta la que hace adentro, la tarea que tiene ahora dentro del movimiento es de formarse políticamente. Tiene mucha lectura, quiere terminar el secundario y estudiar abogacía para sacar a los compañeros que caigan presos. 
  • Se organizaron en el pabellón para reclamar a las autoridades del penal. “Me encerraron el cuerpo pero no la mente”, dice. No lograron matarlo como militante.
  • En cuanto a la militancia en el barrio, hay un quiebre, cuesta organizar las asambleas porque él era muy “chispita”, era un factor dinamizador, un eje de unión muy importante: había logrado, por ejemplo, que los vecinos festejaran juntos la navidad, es muy querido y respetado, muy responsable.
  • Hoy Gabriel está haciendo análisis de la realidad, aporta al Movimiento, está escribiendo y leyendo mucho. Se está formando políticamente.