Presos políticos paraguayos - Carta de los compañeros
Buenos Aires, 9 de febrero del 2007
 
La persecución en Paraguay
 
Desde  1870 a 1954, Paraguay vivió una permanente inestabilidad política, con cambios de gobierno a través de golpes de estado. Esto cambió desde el 4 de mayo de 1954, con la llegada al poder del neonazi Stroessner, que llegó a concertar con el gobierno de los EE.UU., a través de un pacto secreto que contemplaba ocho puntos estratégicos, donde resaltaba la construcción de una poderosa base aérea militar central en Mariscal Estigarribia, con varias aeropistas menores en distintos puntos del Chaco paraguayo, y la construcción de una base aérea secreta cerca de Ponta Porâ, Brasil, en la región de Amambay.
 
Un convenio de ayuda militar, la sanción de una ley anticomunista, la presencia del cuerpo de paz, uno de los más grandes y prolongados de todos los programas del cuerpo de paz en el mundo, disfrazados de técnicos yanquis.
 
Esto ha generado una feroz persecución a los Patriotas paraguayos, de diferentes organizaciones políticas, como son el Partido Comunista paraguayo, las Ligas Agrarias Cristianas, el Partido Liberal, produciéndose una cantidad de asesinatos, desapariciones, torturas, detenciones ilegales, deportaciones, exilio durante 34 años.
 
En 1989 en un golpe de estado acomodado por los intereses yanquis fue derrocado Stroessner por su consuegro el Gral. Rodríguez, junto al Gral. Oviedo, los dos considerados capos mafiosos del narcotráfico en Paraguay.
 
En donde supuestamente se inicia la transición democrática, que en realidad fue un cambio de ropaje, en donde aparecieron nuevas organizaciones como la nuestra en 1990, pero siguió la represión, la persecución a todos los que se oponían al Partido Colorado, que siguió gobernando con los mismos hombres que acompañaron al Dictador.
 
Demostrando esto que no terminó la práctica de la dictadura de eliminar a los enemigos políticos, y a aquel que represente un peligro para la estabilidad política que necesita el Paraguay, en honor al pacto secreto firmado con los yanquis en noviembre de 1954, por el General Stroessner.
 
Esto trajo consigo el asesinato selectivo de varios líderes de diferentes organizaciones campesinas en los cortes de ruta, ocupaciones de latifundios, que en todo momento estuvo acompañado por miembros de nuestra organización.
 
Desembocando esto en el 2002 en el secuestro y tortura de los principales referentes del partido Patria Libre, donde estuvo en la mano del terrorismo de estado, fiel a la vieja práctica de la escuela yanqui de contrainsurgencia.
 
Con todo esto podemos decir con toda certeza, que Paraguay es un país que sirve a los objetivos estratégicos de los yanquis, en el control de la región sur del continente, principalmente a los países vecinos con fuerte poderío económico, Brasil, Argentina y Bolivia, cuyas economías son muy importantes para EE.UU., asegurando al mismo tiempo el control de los vastos recursos naturales de Paraguay, incluyendo el Acuífero Guaraní.
 
A raíz del surgimiento de gobiernos progresistas en América Latina, con la llegada al poder de Lula en Brasil, Chávez en Venezuela, los yanquis preocupados por esta situación necesitaban un presidente que le permita profundizar su control militar en la región, con la presencia de soldados yanquis, con las bases aéreas clandestinas que tiene en Paraguay.
Esto se concretó con la llegada al poder de Nicanor Duarte Frutos, en el 2003, actual presidente paraguayo, que es el primero de la historia en ser recibido en la Casa Blanca.
 
Los yanquis necesitaban profundizar su presencia militar con tecnología de punta, para lo cual necesitaban generar un peligro interno.
 
Es aquí donde se instaló el tema del secuestro, como peligro interno, atribuyendo este hecho al partido Patria Libre, teniendo en cuenta que es el partido de izquierda que salió públicamente a plantearse la llegada al poder a través de las elecciones en el 2003, donde se llegó a una unidad con los sectores organizados del movimiento popular.
 
Tenemos que dejar claro que el secuestro respondió a un ajuste de cuentas entre la oligarquía mafiosa paraguaya, donde Patria Libre fue el chivo expiatorio, pero al parecer esto no fue suficiente. Necesitaban aparentar la presencia de un grupo guerrillero, que se le atribuyó también a miembros de Patria Libre, con algunas organizaciones campesinas, que fueron acusadas en su momento de crear zonas liberadas, excusa que sirvió para atropellar los asentamientos campesinos en todo el país en el 2005.
 
Abriendo esto la posibilidad para la aplicación del método utilizado por los yanquis, en complicidad con el gobierno colombiano en la lucha contra el narcotráfico y la insurgencia en Colombia, denominándose en nuestro país el Plan Paraguay - Plan Colombia, con fuerte apoyo de fiscales colombianos dirigidos por expertos yanquis.
 
Dentro de este contexto histórico, hemos asumido con valentía denuncia los proyectos hegemónicos de los yanquis, como lo hicieron nuestros pares desde 1955, desde el Partido Comunista Paraguayo, quienes fueron desaparecidos, asesinados, encarcelados en su momento.
Hoy venimos a reafirmar que Paraguay ha sido convertido en un país clandestino generado por los Estados Unidos de Norteamérica, con el propósito de control militar, económico, de esta parte del mundo.

 
Somos anti-imperialistas, estamos en la defensa de los pueblos de América Latina, desde nuestra posición política.
 
A esto responde toda esta persecución política e ideológica sistemática de la cual somos víctimas.
 
En donde el partido de gobierno ha utilizado como herramienta de persecución al Poder Judicial, en la actualidad a más de las fuerzas militares su bastión de poder, porque los tiempos han cambiado, según los discursos de los gobiernos.
 
Tenemos que ser justos que no somos los únicos perseguidos por el Partido Colorado, y esto se ha demostrado en las últimas elecciones municipales generales de noviembre pasado, en donde candidatos de la oposición fueron acusados por distintos fiscales por hechos delictivos, como una forma de neutralizar su accionar político. Esto fue denunciado en su momento por parlamentarios.
 
Insistimos que la administración de la justicia es la herramienta de persecución más fuerte que tiene el Partido Colorado en estos momentos (el gobierno paraguayo). Que no dudan en utilizar contra todo aquel que se oponga a la política de estado.
 
Es a esta administración de justicia a la que nos quiere entregar el gobierno Kirchner, a esta administración de justicia maniobrera, corrupta, parcialista, apéndice del Partido Colorado.
 
A todo esto el gobierno de Kirchner, el de los derechos humanos, ha hecho oídos sordos.
 
Somos víctimas de la injusticia, generada desde el poder absolutista, y por sobre todo de las prácticas fundamentalistas de jueces y fiscales.
 
Esperamos que seamos comprendidos por la mayoría de los que sufren en la lucha por un mundo mejor, y en la construcción de la nueva mujer y los nuevos hombres, con espíritu de grandeza.
 
Atentamente
 
Agustín Acosta González
Roque Rodríguez Torales
Basiliano Cardozo Giménez
Arístides Vera Silguero
Simeon Bordon Salinas
Gustavo Lezcano Espinola

(Quienes quieran contactarse con los compas, pueden dirigirse a: FIDELA fidela_argentina@ yahoo.com.ar)