Nuestra América, ni calco ni copia