Experiencia incubadora de alfabetizadores 2007 y 2008 Imprimir E-Mail

Área Alfabetización Pañuelos en Rebeldía

… al pensar guardo en mi cuerpo consciente y hablante la posibilidad de escribir, de la misma manera que al escribir continúo pensando y repensando tanto lo que se está pensando, como lo ya pensado.
Esta es una de las violencias que realiza el analfabetismo, la de castrar el cuerpo consciente y hablante de mujeres y de hombres prohibiéndoles leer y escribir, con lo que se limitan en la capacidad de, leyendo el mundo, escribir sobre su lectura, y al hacerlo repensar su propia lectura. Aunque no anule las relaciones milenarias y socialmente creadas entre lenguaje, pensamiento y realidad, el analfabetismo las mutila y se constituye en un obstáculo para asumir la plena ciudadanía. Y las mutila porque, en las culturas letradas, impide a analfabetos y analfabetas contemplar el ciclo de las relaciones entre lenguaje, pensamiento y realidad, al cerrar las puertas, en esas relaciones, al lado necesario del lenguaje escrito.

Paulo Freire

Aclaraciones: - no vamos a presentar el conjunto de experiencias del área, sino las experiencias de las Incubadoras 2008 y 2009, es decir un recorte de la misma.
- si bien no abundaremos en ellos, marcamos que hay antecedentes de la misma: saber que tanto el área como la Incubadora surgen de preocupaciones y preguntas anteriores: talleres de EP y EF realizados en diversos espacios, sobre todo en la UPMPM, talleres de experiencias de alfabetización entre ellas la que dio origen a Uso mis manos, uso mis ideas; entrevistas recogiendo experiencias de compas de Rosario en alfabetización popular; preocupaciones de los compas que trabajan con niños en los barrios (previamente hubo una serie de talleres de Infancia y EP) vinculadas sobre todo al tema del llamado “apoyo escolar”. Ya en esta oportunidad se cuestionaba si el apoyo escolar que a veces surge en los espacios culturales y movimientos no termina siendo funcional al sistema

Destacamos  también, que el Área Alfabetización surge porque era necesario poner el foco desde el equipo, en una temática tan fundante en Freire.

Y nos pareció necesario tomar la metodología alfabetizadora de Freire, aunque por supuesto, no solamente la metodología, respetándola en su esencia y pudiendo revisar su vigencia (o no).

Desde estos lugares se planteó la Incubadora. El nombre alude a parte de sus intenciones.

“Incubadora” como un espacio contenedor, de las experiencias que hubiera como base, de las experiencias que surgieran, y también individualmente, de los y las compas que participaran. Un espacio que en sí tuviera un formato, respetando bastante las líneas de trabajo de Freire en alfabetización, recreándolas en nuestros contextos históricos y sociales; pero que al mismo tiempo se adaptara mucho a las necesidades de los sujetos participantes;

“Incubadora” también por el calor sostenido a través del tiempo: a diferencia de otras experiencias que veníamos haciendo, se trataba de sostener un proceso de encuentros, algunos abiertos, otros cerrados, (pero en general, una vez conformado el grupo, no se planteaba la incorporación de nuevos compas permanentemente), alternando algunos de duración limitada con otros intensivos (de día entero, de dos días)

Partimos de los postulados del Area, (presentación en página)

- Paulo Freire nos enseña que hay una concepción dominadora del “analfabetismo” que lo encara como una “hierba dañina” o como una enfermedad, de allí la expresión “erradicar el analfabetismo” utilizada por tantos gobiernos. En lugar de verlo como un derecho, el derecho a decir la propia palabra, se lo instaura como un “regalo” que hacen los que supuestamente “saben” a los que supuestamente “no saben”.
(….) En la vida cotidiana y en los procesos de lucha, aparece constantemente la necesidad de aprehender diversas formas de lectura, escritura y cálculo: escribir una consigna o cartel para una marcha, anotar qué vamos a cocinar en la Olla colectiva, calcular cuánto nos sale el pasaje para visitar a los presos, elaborar un volante, anotar las conclusiones de una asamblea, planificar un mural,  hacer la lista de oradores, hacer un trámite,  abordar un material escrito. Tod@s nuestros compañeros y compañeras  “hacen cultura” participando, pero much@s no pudieron apropiarse de algunas de sus herramientas.

- Alfabetizar entonces, es una tarea política importante, no es una ocupación mecánica. No es suficiente instrumentalizar el código de la lectura y la escritura. L@s compas no son “vasijas” donde se vierte el conocimiento de las palabras, ni ningún otro. Nuestro compromiso es alfabetizar construyendo dignidad y libertad, ampliar el conocimiento para darnos voz, y luchar por la transformación.

Para no abundar en la “descripción” de la experiencia, que no es motivo de esta presentación, pensamos en destacar como área algunas cuestiones que nos ayudan a pensar. En este sentido rescatamos tanto las voces propias del equipo coordinador como de los y las compas participantes.

Como fortalezas de la Incubadora
El trabajo con el cuerpo, el poner el cuerpo, la vinculación entre la experiencia corporal y la palabra

El entendimiento de la escritura como una “tecnología” que tiene su base en el desarrollo del lenguaje oral;
El desmenuzamiento del poder de la palabra oral, las características de las culturas orales (memoria, yuxtaposición de imágenes, musicalidad, organización del discurso, etc) como poderes de base para la construcción de la escritura (si la palabra escrita es una construcción social, también lo es la palabra hablada, recordar La guerra del fuego)
El impacto de todos y todas en el no conocer los códigos, la vivencia de dicho impacto en la subjetividad;
La importancia de construcción de grupalidad en el grupo de alfabetizadores y en el de alfabetizandos: incubar, dar calor, compartir, cocinar, etc
La circulación de la pregunta en los encuentros y en el grupo virtual formado
La importancia del encuadre y la planificación para poder luego eventualmente improvisar; las reuniones previas de equipo coordinador, las reuniones con los compas alfabetizadores,
El sentido de “intensivos” tanto en cuanto a “concentrados” de actividad y compartir como a “intenciones” e “intensidades!”
El debate abierto sobre el significado de alfabetizar como lectura del mundo diferente al simple “dominio del código”.
El poder equilibrar la tendencia a alfabetización como conjunto de técnicas (ligadas a una concepción similar de la EP) con la necesidad real de todos y todas, de poder conocer estrategias, métodos, juegos, etc que nos permitan abordar el trabajo alfabetizador concreto

Como debates –no solamente “preguntas” sino encendidos debates…-
Estos debates, entendemos, apuntan a las preguntas fundamentales de este Encuentro de Educadores Populares:
  • Es necesario conocer todos los códigos del dominador? Qué pasa con la creación de nuestros propios códigos?
  • ¿Qué ocurre con el planteo freireano de la diferenciación entre naturaleza y cultura, frente a la cosmovisión de los pueblos originarios en lucha? ¿Será necesario revisarlo, a nivel ideológico primero, y metodológico después? 
  • Cómo se “pasa” de la alfabetización como empoderamiento personal a la comprensión de la necesidad colectiva de la emancipación? Si no es un pasaje automático, cómo trabajarlo sin manipular? Cómo es el pasaje desde la necesidad individual del alfabetizando por cuestiones instrumentales, a la necesidad colectiva?
  • vinculado con lo anterior, ¿cuáles son las diferencias entre el alfabetizador vinculado a un grupo o movimiento que se plantea como parte de sus tareas de construcción, la alfabetización, y el alfabetizador no vinculado en principio a los movimientos?
  • Qué ocurre en el trabajo barrial si no emerge claramente la necesidad de la alfabetización? Qué ocurre si solamente “nosotros” estamos leyendo esa necesidad? Cómo transformar en subjetiva esa necesidad objetiva?
  • Cómo alfabetizar en los diferentes espacios sin hacerle juego al sistema que plantea claramente un circuito diferenciado “para pobres”? Vinculado a esto: ¿nos negamos a hacer apoyo escolar? ¿lo entendemos como posible puerta de entrada? ¿lo intentamos resignificar? 
  • ¿Cómo tomar el concepto de “interculturalidad “en el marco de las luchas para que no se convierta en un “deseo, satisfacción” de los que menos tienen, en un “los pobres están contentos de serlo”? ¿Qué diferencias hay entre la “igualdad” como homogeneización del sistema y la “igualdad” como derecho de todos y todas?

Como debilidades de la Incubadora
Hubo un cierto “estancamiento” en cuanto a la implementación, o no, de prácticas significativas para los futuros alfabetizadores: nos quedamos en el debate en cuanto a no “copiar” los “espacios de prácticas” de profesorados y universidades, y no hubo propuesta para el durante; (sí en el sentido de tomar y analizar las prácticas existentes, y en la construcción de un “nosotros” como grupo, pero no en una propuesta con otros alfabetizandos)
Después de terminada la Incubadora, había muchísimo interés por seguir en una parte importante del grupo de alfabetizadores, en algunos casos con inserción barrial y en otros casos no; si bien organizamos algunas actividades tendientes a anclar el trabajo en Pompeya, no pudimos terminar de concretarlo
Otra debilidad fue nuestra insuficiente sistematización: si bien fue muy bueno el proceso de planificación y seguimiento de la incubadora, y la elaboración de las memorias, no pudimos sistematizar toda la información, es decir nos quedamos en los “insumos” de dicha sistematización. En ese sentido es un peligro que nos puede llevar al activismo, al seguir haciendo sin detenernos a reflexionar en nuestras propias prácticas;
Una debilidad que nos lleva a pensar el cómo seguir, tiene que ver con la diferencia entre el aparente interés de las organizaciones por la propuesta de la incubadora (y por otras propuestas) y su inserción concreta y continua en el proceso; en la práctica, la Incubadora fue más sostenida por compañeros y compañeras sin participación muy activa en movimientos; nos preguntamos si los grupos y movimientos tienen un “espacio” para su formación en este tema, y/o si nuestra propuesta es lo suficientemente interesante; en general sostenemos una pregunta alrededor de los “procesos” en un aparente “versus” el cotidiano de lucha de cada grupo o movimiento.

Voces de los participantes:
Los espacios colectivos donde se privilegia la palabra, o mejor,  las palabras de todos y todas son verdaderas incubadoras donde construimos y deconstruimos esa intuición que creo que todos compartimos: seguir el camino que nos permita la realización de un hombre y una mujer nuevos.  Para que? para una saciedad mas justa,  diversa y libre.
 
Los momentos compartidos y experimentados dentro de la incubadora siempre me dejan pensares y sentires indefinibles,  y es mejor así, creo,  pues no todo tiene que encerrarse en palabras (este es también un mal vicio enseñado).  Pues lo que no se nombra también existe.
 
Es como si estuviéramos alfabetizando nuestros sentimientos y sentidos, como si nos estuviéramos alfabetizando en las  formas de relacionarnos, aprendiendo nuevamente (y digo nuevamente,  porque estoy segura que todos y todas sabíamos hacerlo desde la panza de la madre,  tan solo es que luego nos vuelven analfabetos en estos asuntos) a mirarnos, a tocarnos, a escucharnos y a entendernos.
 
Agradezco a todas y todos por aceptar esa  invitación, por arriesgarnos, por atrevernos a mirar hacia fuera y hacia adentro de nosotros mismos, por bailar, cantar, saltar, comer, escribir, llorar, reír, pensar y actuar. Erika

“PALABRAS GENERADORAS--- UNIVERSO VOCABULAR---

---grupalidad, género, construcción del saber, emponderamiento, problematizar palabras y situaciones, escucha alerta, respetuosa, amorosa. Todos tenemos algo para enseñar y algo para aprender, ver, mirar, resignificar, el cuerpo, danzar con otros, sensaciones, las emocione, alegría al compartir…

…… Mientras aprendíamos  a enseñar a leer y a escribir aprendimos a leer y escribir las diferentes formas de opresión presentes,  incluso sobre nosotros.

Aprendimos que alfabetizar entonces implica liberación y en ese sentido nos estuvimos liberando y compartiendo con otros, formas posibles de liberación para multiplicar en otros espacios.
 Leímos y escribimos en primer lugar nuestras propias formas de opresión y en el grupo aprendimos a liberarlas “alfabetizándonos”.

"ALFABETIZANDO - NOS "     aprendíamos a ALFABETIZAR
…..
Aprendimos a usar las manos y las ideas,  leyendo  a Elsa, a Octorina y conociendo la lucha de compañeros y compañeras aprendimos también que no hay días y horarios para la militancia.

…, hicimos a, b, c, abecedarios propios, diarios con dibujitos… y que letra se enseña primero y cual de las letras es más difícil….  Bah! En realidad depende para quienes…( la w para los trabajadores de Walmart en lucha con la empresa, no fue nada difícil de enseñar y  aprender, según nos contaron)



ENCUENTRO DE EDUCADORES Y EDUCADORAS POPULARES 7, 8 Y 9 DE MAYO 2010
 
  Siguiente >
radio
espejos.jpg
Julio López, 6 años desaparecido.

 
dejanos tu firma
28.de.mayo.jpg
No a la impunidad
carlos.fuentealba.jpg