Entrevista a Fabián Olivera - Movimiento Ambientalista de Mbororé Imprimir E-Mail


San Javier, Misiones, 16 de enero de 2008

Contános cómo se formó la Asamblea ambiental de San Javier

Fabián: formamos un grupo desde fines del 2004. Un grupo de vecinos nos reunimos debido al hecho de que se estaba pensando instalar aquí el proyecto de Garabí. Vimos que en todo la propagandería respecto al tema todo era positivo y no se hablaba de ningún aspecto negativo. Nosotros tenemos acá la experiencia de Yacyretá. Soy profesor de biología y licenciado en ciencias ambientales y veía que no se hablaba de efectos e impacto negativo en una reunión que hubo en el municipio con los intendentes de las zonas afectadas. Ahí estaba toda la gente de interés involucrada y hablaban de lo bueno, entonces me vi obligado, por el aspecto moral, profesional, de vecino y ciudadano, a comunicar a la gente el otro lado de la moneda. Y ahí me fui encontrando con vecinos que tenían la misma idea, la de comunicar e informar.

Lo que siempre nos preguntamos es como empiezan a reunirse los primeros vecinos

Yo en principio creí que estaba solo, entonces me viene una oferta de una radio local, que se abría en ese entonces, para producir un micro ambiental de media hora y gratuito, no tenía que pagar nada. Accedí a eso y pensé que allí tenía la oportunidad. Supuestamente el micro era ambiental, se hablaba de todos los temas pero yo hacía hincapié en el tema de Garabí y el porqué debíamos rechazar el proyecto. Comencé en la radio a informar y comentar ese tema, la gente empezó a escuchar, a parar la oreja y a preguntarse: ¿por qué si todos dicen que sí a Garabí, éste dice que no? Gente que pensaba lo mismo me llamó por teléfono y me propuso que nos reuniéramos. Por eso te digo que es un grupo de vecinos, porque distintos puntos del pueblo nos encontramos y nos fuimos reuniendo. En ese momento, la información sobre el proyecto era mínima, como hasta hoy, o sea para la sociedad es mínima, no tenemos acceso a la información libre y gratuita. Nadie sabe nada, es una desinformación constante porque se habla de un proyecto, de otro, de dos o tres represas, de esto, de aquello. Entonces nosotros lo que hicimos fue recabar toda esa información, hacer como una base de datos, primero para enterarnos nosotros y después para comunicarlo también. Desde mi punto de vista profesional, daba los impactos negativos y aclaraba de qué se trataba en realidad. Así nos fuimos formando dentro del grupo. Yo enfatizo que somos vecinos, si bien algunos somos profesionales, hay amas de casas, jardineros, de todas las ramas, somos vecinos que no queremos que se implante esto en el pueblo. Tampoco somos un grupo ecologista, nada por el estilo. Le dimos un nombre porque nos empujaban a eso, a ponerle un nombre. Dijimos un día porqué no le ponemos nombre y salió Mambo, Movimiento Ambientalista de Mbororé, por la batalla de  Mbororé. Esta fue una de las primeras batallas navales en Argentina, que ocurrió aquí en Misiones cuando las tribus jesuíticas nos defendieron de las tropas brasileñas y fue aquí sobre la costa del río Uruguay en esta zona. Entonces le pusimos Movimiento Ambientalista de Mbororé justamente porque nosotros veíamos, y hoy mismo lo dice el gobernador, que la presión para la construcción de Garabí viene del lado brasilero. Ustedes han visto que la presidenta se reunió con el presidente brasileño, para tratar justamente la construcción de la represa. Fue  una de las cosas que nombró cuando asumió. Había un proyecto que se llamaba Garabí siglo XXI, en el que decía que la mayor producción era para Brasil. Una noticia que salió en el diario, que nosotros teníamos y que lo utilizamos como para llamar la atención, era que la empresa Loma Negra, que era de Amalita Fortabat, se la compró Camargo Correa que es una empresa brasilera. A la semana o al mes que compraron Loma Negra los brasileros salió en uno de los medios digitales: “Camargo Correa se reunió con Kirchner y quieren construir Garabí”. Uno va sumando distintos puntos y va viendo que es un negociado para pocos y no para nosotros.
Otra cosa a tener en cuenta es cómo es el sistema de distribución eléctrica de nuestro país. Se genera acá y se lleva a Buenos Aires, ustedes tienen aire acondicionado más barato y nosotros acá pagamos 70 pesos de luz por mes. Yo tengo una heladera, un ventilador, dos televisores a lo sumo y pago 70 pesos por mes y somos misioneros, tenemos una de las represas más grande de Latinoamérica. No van a venir a engañar de que esto es para nosotros. Una vez más. En Posadas, uno de los impactos es justamente ese, el nivel de humedad relativa ambiente aumenta, se deteriora la casa porque se te llena de hongos en el invierno, hay más mosquitos, tenés dengue, o sea un montón de cuestiones. Tenés que comprarte más aire acondicionado porque la temperatura cambió, el microclima cambia. Acá en la provincia está Corpus y Garabí en mente, en proyecto. Si se llegaran a construir esas dos más, el sur de Misiones queda de un ancho de 50 Km y en el resto habría, todo alrededor, espejos de agua totalmente negativos para nosotros. San Javier es una de las localidades más afectadas. En uno de los proyectos Garabí siglo XXI, el río crecería 17 metros como mínimo, lo que implica alrededor de 40% del casco urbano de San Javier, sin contar la zona rural de inundación y de desplazamiento de gente y demás. Sería una de las localidades más afectadas.

¿Tenés idea de cuantas hectáreas son, más o menos?

No sabría decirte, no las tengo en mente. Lo que sí ellos dicen que en este proyecto se inunda menos, es cierto, pero se inunda menos de San Javier para abajo. De San Javier para arriba, si son dos represas, lo que hacen con la primera represa es bajar el nivel de inundación hasta la segunda y de ahí para arriba es lo mismo. El problema tampoco acá es la inundación, la cantidad de hectárea que inunda, porque generalmente es lo que dicen, -si bien es cierto a menor hectáreas inundadas menor impacto, eso es así-, pero no es lo único que hay que tener en cuenta. Porque generalmente tienden a hablar de eso, dicen: esto es mucho mejor, porque usan el discurso ese, pero no es así.

Vos ¿cómo lo ves? ¿Puede llegar a ser cierto?

Yo no creo que sea cierto. Porque generalmente cuando empezamos en el 2004 logramos implantar nuestra idea en el pueblo y hoy en día San Javier ve el proyecto de otra manera, por lo menos está ahí la duda que antes no existía porque la gente desconoce de ciertos temas, entonces vos le das un poco de información;  ahora sí son libres de opinar, ahora sí son libres de decir si quiero o no quiero. Cuando no conocen las dos caras de la moneda, no podés. Acá los medios oficiales, todos los políticos y demás, tienen la muletilla de decir que esto sale sí o sí, que es nada más propagandería, una manera de implantar en el cerebro de la gente que esto va a salir y que ya no podemos hacer más nada. Gualeguaychú muestra todo lo contrario, si bien se está haciendo, se está ejerciendo presión cuando el pueblo se para, es así. Mucha gente después de cuatro años me para y me dice: y ya se logró? Porque cuando empezamos en el 2004 se iba a construir a fines de 2004, después decían a fines de 2005 y estamos en el 2008 y todavía siguen con la propaganda y por ejemplo no hay estudio de factibilidad, no hay estudio de impacto ambiental. E
El que era vicegobernador de la provincia antes de cambiar ahora nos informó mediante nota de que no hay estudio de impacto ambiental. Si no hay estudio de impacto ambiental, ¿cómo podés decir que es bueno? ¿cómo sabes? ¿en base a qué, a lo que te dice la empresa constructora o la consultora? A la consultora vos le pagas para que venga y te diga que está bien, ¿y en base a eso decís que es bueno? ¿Cómo podes decir qué es bueno si no hay estudio de impacto ambiental? Los estudios de impacto ambiental en Argentina corren por cuenta de la misma empresa constructora, entonces generalmente trabajan para ellos, tienen que mitigar el impacto, disminuir al mínimo posible el impacto, pero el impacto se va a producir.
Ojo, nosotros estamos en desacuerdo, y en eso pongo énfasis, en mega emprendimientos como son Corpus, Yacyretá, Garabí, mega emprendimientos que no interesa que se dividan en uno, dos, tres, cuatros represas, son obras que si vos entrás en el Google Map o ves una foto satelital, desde varios kilómetros encima, desde el espacio, ves la obra, son mega proyectos. Por lo cual, por más que mitigues lo que mitigues, el impacto es un gran impacto. Nosotros, acá tenemos grandes arroyos de muy importantes caudales, tenemos un arroyo por ejemplo que se llama El Guerrero que es uno de los más grandes. Acá hubo campaña para intendente y se produjo una reunión con intendentes donde charlábamos con ellos y uno hablaba de que si salía Garabí había que buscar la manera de que San Javier se vea beneficiado porque iba a salir sí o sí. Yo le dije; - mira, no es lo mismo hablar de una represa sobre el río Uruguay para que vaya la energía eléctrica a Brasil o a Buenos Aires y nosotros acá quedemos mirando y soportando todos los impactos, nosotros y todos nuestros hijos, nietos y demás, siempre los beneficios van para otros. Si ustedes buscan en los diarios, en el caso de Yacyretá, el intendente actual de Posadas le inició juicio para cobrar las regalías. Eso está ocurriendo hoy. No es lo mismo hablar de colocación de micro turbinas o minihidráulicas sobre el arroyo Guerrero, para que las empresas vengan y tengan energía más barata acá en nuestra localidad. Bueno y ahí podríamos hablar de soportar el impacto que eso produciría en nuestras cuencas, nuestros arroyos y demás. Pero no esas mega obras. Y segundo que acá, en la provincia, tuvimos un plebiscito por Corpus donde dijimos que no, en 1996. El proyecto de Garabí es del tiempo de los militares, de 1975, todos los proyectos datan de esa época, de los militares, ahí se hicieron todos los estudios de factibilidad, de posibles construcciones hidroeléctricas. Garabí tiene mi edad, eso le digo a la gente, hace 32 años que lo quieren construir.
La gente me pregunta: y Fabián ¿se terminó, se paró con el tema? Esto es dormir arriba de una mina de oro, todos tus vecinos están atentos a ver cuando te morís o a ver cuando bajas los brazos para venir a excavar, no es que vos ganas hoy. Con Corpus en el 96, casi 90% de los misioneros votó no a Corpus, cualquiera sea su lugar de emplazamiento y hoy en día dicen sí a Corpus. Es Corpus más arriba o más debajo de lo que se votó. Mentira, hay una gran campaña de desinformación a la gente. Para que se construya acá, se debe hacer un plebiscito y el pueblo misionero demuestra en esas ocasiones que no se vota partidariamente, votó distinto a lo que los partidos políticos creen que van a votar, porque hay otros intereses. Es lo que pasó con Corpus y lo que creo pasaría con Garabí si se hiciera el plebiscito. Por eso ahora nosotros queremos reflotar ese tema, el plebiscito. Si quieren hacer Garabí, hagamos un plebiscito. Lo que pasa que ellos saben lo que va a pasar y escuché al gobernador decir que es posible que no haya plebiscito. Si en Misiones no entra, construyen la represa en Corrientes e inunda todo Misiones, cosa que no creo sea así. Estoy acostumbrado a escuchar cosas terribles que dicen por la radio y por los medios.

De alguna manera vos te pusiste a estudiar, a investigar. ¿Qué te pareció el caso Yacyretá? ¿Ves algo parecido, podría pasar lo mismo acá?

Sobre Yacyretá Menem dijo que fue la mayor obra de corrupción en la Argentina, el monumento a la corrupción. Pero ningún otro hizo nada para subsanar eso, por ejemplo hoy en día no se terminaron las obras que se tenían que terminar. En Posadas, si ustedes van a la plaza de 9 de julio frente a la casa de gobernación van a ver unos muñecos con toda gente desplazada por la EBY (Entidad Binacional Yacyretá), acampando hace meses. Hay un barrio que se llama el Brete que está en la costa de Posadas. De allí ya fue desplazada mucha gente. Hoy en día es un lugar de los más valorizados. Valen millones los terrenos porque se construyó la costanera de Posadas, la avenida costanera, una de las obras complementarias de Yacyretá. El Brete está donde termina esa obra, son terrenos de altos valor hoy en día y les quieren dar chauchas. Hasta ahora no les dieron nada, quieren que se vayan. Están resistiendo, esa misma gente estuvo en Buenos Aires. Está sucediendo esto con Yacyretá hasta hoy.
Respecto al microclima, comparando con la época en que yo estudiaba en Posadas y ahora, la diferencia es abismal.  Cuando uno va llegando a Posadas va viendo una neblina y es por la cantidad de humedad relativa ambiental que hay. Del lado paraguayo es peor porque ni siquiera se hicieron las construcciones, hubo unas licitaciones ahora para construir obras complementarias y se suspendió aparentemente por algo irregular que había, entonces siguen ocurriendo estas cuestiones. Yo no conocía Yacyretá, cuando empecé con esto me fui a conocer, y también porque decían que un proyecto como este atrae al turismo. Y ¿qué es el turismo de Yacyretá? Vos te vas a Yacyretá, te ponen un micro, te llevan a mirar las turbinas y volvés en una hora, y no vas allá por las obras, vas por las playas y las playas estaban ante. O sea, si las playas no estuvieran hoy no vas, eso no es turismo. Una de las partes que dicen que está buena de Yacyretá es el ascensor para peces y en realidad tiene mucha deficiencia. Cuando yo fui no dejaban entrar, no me quisieron dar explicaciones, yo quería ver eso como biólogo, era evidente que no estaba funcionando. Entonces está comprobado que es ineficiente ese tipo de obra. Cuando se corta el río se corta y se lo mata, listo ya no hay vuelta atrás. Hay otra cosa que nosotros siempre decimos también, esta obra tiene una vida útil, como toda obra de ingeniería. Vos la podés prolongar pero cuando termina, ¿qué pasa? Tenés todo el costo del desmantelamiento y demás, es sumamente complicado. Si bien es cierto que hubo bastantes lluvias en el 2007 para alimentar los caudales del río, las medias están disminuyendo por el tema de la deforestación. En las cuencas hacen que todo el cambio hidrológico vaya variando y los caudales también se vayan  perdiendo, no llegan a producir la cantidad de energía necesaria. Nosotros, acá, tenemos contacto con la UNAM, Universidad Nacional de Misiones, con sede en Oberá, con la facultad de ingeniería civil, ingeniería electromecánica y hay un ingeniero que trabaja en micro turbinas.  Eso es otra cosa. Cuando vinieron los colonos alemanes, suizos, tenían energía eléctrica de su arroyo, generaban, a través de una micro turbina, energía eléctrica que les alcanzaba para subsistir y darle a sus vecinos. Después eso se fue perdiendo cuando vino el tendido eléctrico. Me contó un vecino que, cuando vino la cooperativa eléctrica, la energía la querían vender y ellos dijeron que no, que ya tenían. Entonces lo que hicieron fue darle la vuelta legal de que estaba prohibido el uso de la micro turbina, no podían usar más. Hoy si la cooperativa no les da energía no tienen y encima tienen que pagarla carísimo, cuando antes era gratis. Por eso hablamos de micro turbinas, de descentralización, porque acá todo va a Buenos Aires, centralizamos todo y se pierde, hay que descentralizar, si bien debemos estar ligados a la red general, tenemos que tener otra fuente. Acá mismo, en mi casa estamos con mi hermano viendo de aprovechar la energía solar para calentar el agua, para calefacción, para energía eléctrica, para emergencia cuando cortan la luz y demás. Eso se puede hacer.

Me gustaría que cuentes sobre la asamblea, nació en el 2004 y ¿cómo siguió la historia después?

En el 2004 fue cuando nos reunimos. Durante el 2005, el 2006 teníamos el micro radial, después el dueño de esa radio la vendió y la agarraron los políticos, la cambiaron y me fui yo antes de que me echen. Hicimos una gran campaña de difusión a nivel pueblo y ahí fue cuando nos contactamos con otras asambleas, con Coñapirú, una ONG de Aristóbulo del Valle, una de las más antiguas de Misiones. Ellos trabajaron muy fuerte con el plebiscito de Corpus, básicamente con ellos nos reunimos mucho. También con la fundación Proteger de Entre Ríos y mucha otra gente. Nosotros éramos el pie de acá, del río Uruguay, que mucho no existía. Hoy en día con los problemas políticos y los temas laborales, mucho tiempo no me sobra para dedicarme como me dedicaba antes, tenía más tiempo, me dedicaba más. Como somos vecinos no tenemos financiación de nada, lo hacemos nosotros mismo y en el tiempo que podemos. La idea es que, como no es nuestro trabajo y no nos financia nadie, cuando podemos nos reunimos, disfrutamos de estar juntos y además nos informamos e informamos a la gente, y si además podemos hacer alguna gestión extra, la hacemos y si podemos participar de otra asamblea participamos, si tenemos que juntar firmas, lo hacemos. Aquí se quiso hacer lo que hay en Entre Ríos, la mal llamada ley antirepresa, que prohíbe la instalación de mega represas. Como tienen la de Salto Grande y ven lo que fue, decidieron no volver a hacer eso. Nosotros quisimos hacer una acá, juntamos muchas firmas pero no tuvimos el acompañamiento de la cámara de diputados y no se logró, pero esta ahí en veremos. Eso es una iniciativa de Coñapirú. Nos juntamos más fuertemente con las ONGs en 2005, 2006. En el 2007, en épocas electorales nos separamos, no nos contactamos mucho y veremos que pasa este año con todo este tema. También sirvió para lograr experiencia porque antes hablaba un intendente en la radio y salíamos a la defensiva, y ahora sabemos cómo actúan, que el bombardeo es constante. Cuando veamos que es realmente serio, vamos a hacer algo.

Planteabas que han tenido problemas con el intendente con esta campaña.

Sí, el problema era porque ellos planteaban que nosotros tenemos que estar a favor de ellos. Ellos estaban formando un foro de intendentes para el apoyo del proyecto Garabí siglo XXI que preveía dos represas. Yo le doy más ímpetu a este proyecto porque es el que defendía la provincia, principalmente los intendentes de la zona. Hoy en día no sabría en qué situación está porque cambió todo. Ellos decían que este proyecto era más beneficioso porque había menor cuota de inundación río abajo de San Javier, había menos hectáreas de inundación pero como les dije al principio para nosotros las hectáreas de inundación no son lo más importante. Ellos están parados siempre desde el punto de vista de que esto se va a hacer sí o sí, esté la gente a favor o no. Entonces no concordamos ahí, nosotros no queremos mega emprendimientos y ellos decían que, como iba a salir, era lo mejor.
Después tuvimos otros problemas como la antena de CTI que esta acá justo sobre un predio, en la rotonda. San Javier tiene mucho paisaje, un valor paisajístico muy importante, y le dieron ese lugar a CTI para poner la antena. En realidad, tres consecuencias negativas trae su presencia ahí: primero, tapa la cuenca paisajística de entrada al pueblo, segundo provoca degradación electromagnética y tercero que una ordenanza municipal le había otorgado ese espacio como jardín botánico a una escuela. Discutiendo bien con quien tomó la decisión, él decía de última después se saca. Entre los concejales que firmaron esa ordenanza hay dos médicos, entonces uno dice ¿cómo puede ser? Uno de los médicos es hijo nacido aquí en San Javier. Uno los vota para administrar lo que es del pueblo pero se realizan estos emprendimientos. En eso estamos pensando cuando hablamos de participación ciudadana. Se creen que son patrones del pueblo.  Dicen: a mí me votó el 40%, y les decimos: el otro 60% no te votó. Para algunos emprendimientos deberían preguntar si estaría bien o no. La antena de CTI tiene 30 Km de recepción alrededor y más, no era necesario instalarla en el centro de San Javier cuando la ciudad tiene 15 cuadras por diez, simplemente por la comodidad de la empresa de venir, estacionar la camioneta ahí, empezar a trabajar y no irse más lejos. Uno va a Brasil y ve que las antenas están en los cerros, uno ve que aquí tenemos un montón de cerros y ¿por qué no la pusieron allá? Tendría mucho mejor alcance y demás.

Ampliando un poco mas allá de San Javier, la provincia de Misiones está siendo asolada por varios proyectos, algunos son viejos, otros nuevos, relacionados todos con bienes de la naturaleza. Quizás no de este lado del río Uruguay pero está el tema de las pasteras, que se puso de moda con Gualeguaychú. En Misiones son mucho más viejas pero lo que estamos viendo en la provincia es el tema de la deforestación, del clima. Si tuvieras que dar un panorama más general, mas allá de San Javier y Garabí, ¿qué otras cosas están asolando a Misiones en este sentido del saqueo?

La deforestación es drástica. Si ustedes vienen de Apóstoles para acá o de Posadas para acá van viendo cómo va apareciendo el monte, la selva nuestra aparece acá 50 Km para arriba. Desde acá a Santa Ana está la línea divisora entre el parque mesopotámico y la selva paranaense. Hoy en día, acá en San Javier, sólo queda selva arriba de los cerros y madera de ley no se consigue, la que está se haya allá arriba. Pero el pino está. Ustedes si se van a ir a Iguazú miren por la ventanilla del micro todo la ruta 12 y van a ver pino de acá a Iguazú. De aquí a la localidad de Panambí, que está a 30 Km., hay 40 aserraderos. Acá hay uno o dos porque no hay plantación de pino y vivimos de caña de azúcar, pero allá el pino está haciendo desastres y tiene que ver con todo lo que es la micro región, se planta de pino para las pasteras. Si bien hablamos de proyectos fragmentados, es un proyecto solo.
Hay proyectos para proveerles energía a esas empresas y la producción de pino es para proveerles pasta a las pasteras que producen para los europeos.

¿Hay proyectos de pasteras sobre el río Uruguay?

No que yo sepa, las pasteras que están ahora están en el Paraná. Por el Paraná está la deforestación, las pasteras, la hidroeléctrica Itaipú, al sur esta Yacyretá y van a pasar ustedes por arriba de una represa provincial, sobre uno de los arroyos.
En la provincia tenemos varias represas, esta pequeña sobre uno de los arroyos más importante de la provincia y Yacyretá que es compartida entre Paraguay y Corrientes. También está Itaipú, compartida entre Paraguay y Brasil, pero obviamente repercute abajo. Muchos creen que la repercusión es hacia arriba de la represa y en realidad es hacia ambos lados, esa es otra desinformación, no se quiere reconocer y pagar a los municipios aguas abajo. Pero básicamente, los problemas ambientales en la provincia son las pasteras, la deforestación y las hidroeléctricas. También tenemos el tema de los rellenos sanitarios. Acá, por ejemplo, los residuos urbanos se entierran como en el CEAMSE en Buenos Aires pero los suelos misioneros no son como los de allá, en el sur de Misiones el suelo es rocoso, bajo. Al norte quieren hacer lo mismo pero hay gran resistencia porque no quieren ya que se desvaloricen todos los terrenos alrededor, saben lo que es el problema sanitario. Sabemos que hay otros medios, otras formas, hoy en día reciclar sería fabuloso, el municipio mismo ganaría, generaría trabajo digno a la gente.

¿Se ve en Misiones algún proceso que tenga que ver con la extranjerización de la tierra? ¿Multinacionales o capitales extranjeros?

Yo no tengo la información exacta, pero se dice que el 50% de la provincia está en manos extranjeras. Debido a la producción de pinos y demás vienen muchas empresas. Acá se habla mucho de los chilenos, no se ahora pero hace unos años atrás empezaban a plantar pinos y decían: ahí vinieron los chilenos. Pero no sabría decirte, no tengo la información exacta de eso. Las pasteras están comprando muchas tierras, si bien no lo hacen por ahí directamente le compran la materia prima a otros, no hay ningún Tompkins todavía. Mi sentimiento con este empresario extranjero es medio ambiguo, conozco chicas que trabajan para él, es medio ambiguo el tema. Porque ¿si comprara la tierra un millonario argentino, qué? Los proyectos reales que trabaja son bastantes buenos, por ahora está haciendo cosas buenas a mi entender, así que veremos. Estoy cerca y hablé con gente que trabaja para él y esto de que su presencia es perjudicial, es y no es así. A veces miro documentales que salen en programas de Buenos Aires y tampoco es tan así como lo muestran. El otro día hablaban del trabajo infantil en Misiones, yo soy hijo de colonos y mi señora también, mi viejo y ellos crecieron trabajando en la chacra, es algo natural, escuela no había y a la que había, tenías que ir a caballo. Es una cuestión más cultural, no es como en Buenos Aires que vos tenés trabajo y mandás al chico al privado. No se si se entiende. El colono de acá planta tabaco, caña de azúcar, porque saben que le rinde, que es lo único que les deja plata,  aunque saben lo que hacen. Por ejemplo, mi suegro murió intoxicado por el veneno del tabaco. A los 40 años murió de cáncer.

¿Cómo es el tema acá en la provincia con respecto a los biocombustibles, hay una planta de producción?

Soja no se planta acá, es difícil, son todas serranías, son todos cerros y es difícil plantar ese tipo de cultivo. El proyecto de biocombustible que escuché en la provincia es la utilización del aserrín de los aserraderos, el desecho que ahora se quema porque no tienen donde tirarlo o qué hacer con él. Acá el ingenio azucarero, como produce alcohol, también está viendo si producía pero no hay nada en concreto. Leí en el diario un proyecto de la utilización de la semilla de tártaro, que se está reflotando porque era una empresa que había en la localidad en Santo Pipo. Sería el único proyecto para biocombustible, hay estudios pero no como en Entre Ríos que escuché que se prevé una planta por municipio, acá simplemente son proyectos, veremos qué pasa con este nuevo gobierno.

Si tuvieras que dar una mirada política más general de este gobierno. Sabemos algunas cosas que pasaron con Piña, ¿cuáles son las perspectivas?

Cambio de nombres, porque son los mismos. El gobernador anterior, por ejemplo, pasa a ser ahora presidente de la cámara de diputado por lo cual prácticamente casi, casi, gobernador de nuevo y Closs trabajo junto con él y lo sigue haciendo. Cambios no veo y perspectivas las mismas.

Y el tema con Piña, ¿cómo quedó después?

Yo valoro lo que hizo, yo lo conocía por el diario del domingo donde él escribía como obispo y siempre me gustó porque siempre hablaba abiertamente, así como lo vieron en televisión, un tipo muy humilde, muy frontal, sencillo, que defendía la parte ambiental también porque entiende que la parte ambiental es la parte social, es la parte económica, no está separado lo ambiental de lo económico y social. Él siempre entendió eso y siempre fue un defensor del ambiente misionero, por eso hizo lo que hizo y siempre me gustó. Pero no es político, cumplió su función, valoro mucho lo que hizo y si él se presentara, lo voy a seguir porque sé que es un tipo sincero pero la estructura política en Misiones es dificilísima, es complicada. Ustedes vieron en los medios nacionales lo que fue esa votación por el sí o por el no, salió en los medios todo lo que pasa. Acá, en San Javier en esa campaña era difícil conseguir combustible porque si no ibas con un vale para acarrear gente no podías conseguirlo y hoy en día es difícil porque los brasileños se lo llevan todo. Cómo dije hoy, el pueblo misionero vota por principios, cuando son principios éticos y morales reales. Cuando se vota por partidismo y demás se vota distinto, ahí está el peso de la estructura política.

¿Cómo ves vos la relocalización de una parte del pueblo con el tema de las represas?

Yo me tomé el trabajo de hacer un mapa de curva a nivel, con las cuotas de inundación de San Javier y hasta donde llegaría. Si llega el río acá, a mi casa, uno de los lugares más altos del pueblo, inundaría el sur entero de Misiones cosa que no creo. Y si fuera así saldría hasta con metralleta. Estoy haciendo mi casa para mis hijos y nietos y elegí vivir en San Javier, si bien tenía propuesta de trabajo en otro lugar, en Posadas y demás. Elegí vivir acá por lo que ustedes vieron, el tremendo recurso natural que tenemos, creo en eso y vivimos tranquilos, con las ventanas abiertas, hay paz, tranquilidad, calidad de vida y esa calidad de vida se verá afectada si se llega a construir este tipo de represas, porque no hace falta ser doctor, ingeniero o licenciado en ciencias ambientales para saber lo que hace, solamente se necesita hacer un estudio y van a saltar los pro y los contra, los ponés en una balanza y listo. Cualquiera lo puede hacer, aunque es importante que te lo diga un profesional. Es como cuando tu mamá te dice que estás enfermo y vos no le querés creer, vas al doctor y te dice lo mismo y le crees. A las inundaciones estoy acostumbrado, luego de que colocaron las represas en Brasil, acá bajaron las inundaciones o se alargaron los periodos, no sé si fue por eso pero parece ser que coincidió un poco. Yo en mis 32 años de vida recuerdo dos inundaciones, donde mis tías que vivían en la costa venían a vivir a mi casa y demás, entonces lo tengo eso dentro de mis vivencias y lo recuerdo bien porque era una alegría como chico que mis primos venían a vivir a mi casa, hacíamos un campamento en mi casa. Hasta las inundaciones naturales son buenas para el pueblo y hablando de lo biológico son necesarias para equilibrar lo ecológico, no solamente con el equilibrio social y cultural de los pueblos lindantes o ribereños, por lo cual las inundaciones naturales son buenas. Pero no cuando los ríos que corren, con vida, se transforman en ríos muertos. El ecosistema varía, los peces que están adaptados a ríos que corren son peces para ríos que corren, no para lagos, por lo cual por más que quieran implantar peces –y hay proyectos de cría de peces y de repoblamiento de lo mismos- es una taradez porque el hábitat, el ecosistema donde vivían no existe más. Por lo cual ¿qué pez va a ir al nuevo hábitat? ¿Un dorado o un surubí que son peces migratorios? Y ¿cómo va a migrar si no puede cruzar un paredón que le ponés en el medio de un río? Acá nosotros vemos en la televisión brasileña los periodos de cría de los peces aguas arriba, vemos como fermentan los peces en el río, cuando todos suben después se reproducen y bajan nuevamente. En el periodo de vida de un dorado, tres, cuatro veces sube y baja el río de punta a punta, si se muere el río y se muere toda la subsistencia de alrededor, no lo podrá hacer.
Respecto al cambio de medio ambiente y a la población, la gente con dinero se puede comprar un aire acondicionado, se puede poner en las ventanas protector para los mosquitos, puede usar repelente más eficaz, puede hacer off short, pero la mayoría de la gente no. En Posadas hay barrios donde viven miles de personas, están repoblados con mil y pico de viviendas y dicen que tienen duchas eléctricas cuando el tipo no puede pagar ni la electricidad y no tiene un espacio para criar una gallina, para tirar un anzuelo al río. En este caso, ¿de qué calidad de vida estamos hablando? No tiene donde criar su chancho, su gallina, eso es lo que no queremos. Vienen atentado hace rato, conozco gente que iba a construir su casa cerca del río y le dijeron algunos ingenieros, que vinieron a tomar medidas, que ahí no porque dentro de dos años vienen, se va a inundar todo y van a perder sus casas. El tipo no construyó y eso ocurrió hace diez años. Vos sabes lo que es tu casa para tu familia. Estamos hablando hasta de ese impacto social, que no se mide, que no sale en el presupuesto de mil doscientos millones que sale construir el proyecto Garabí, el proyecto ingenieril. Decía un doctor importante que tenemos en Posadas: Misiones no tiene un hospital público especializado en enfermedades infectocontagiosas, por ejemplo el dengue, teniendo Itaipú, Yacyretá, futuros proyectos y la cuenca hidrológica más grande. Tenemos a Paraguay con dengue al lado, a Brasil con fiebre amarilla y no tenemos un hospital serio especializado en eso. Son las grandes deudas de este modelo. 

Entrevista Patricia Agosto y Martín Vidal
Fotos: Martín Vidal
Integrantes del Equipo de Educación Popular “Pañuelos en Rebeldía” y del CIFMSL.

 
  Siguiente >