Ayuno por los presos y presas políticos Imprimir E-Mail

El 23 de agosto nos encontramos en las calles y en la universidad popular poniendo el cuerpo nuevamente, realizando un ayuno de doce horas, exigiendo la inmediata libertad de las compañeras y compañeros presos políticos.

Compartimos mates, rondas, charlas, deseos, ansiedades, indignaciones, caminos de lucha, anhelos de libertad con Élida, la mamà de Gabriel, Laura y Alejandro, compas del MUP; también con Valeria, hermana de Martín, Miguel, pareja de Margarita, Sonia, Diana, las madres, otros y otras compas, y estudiantes de la universidad.

El día comenzó agitado. Cuando colgamos una bandera en la esquina de la universidad, se aparecieron tres patrulleros para “secuestrar el material” y realizar un acta de infracción al código contravencional por “obstrucción del paso en la vía pública”. No secuestraron nada y la bandera siguió colgada hasta que finalizó el ayuno. Pretendieron aplicarnos el mismo código contra el cual se manifestaron y fueron detenidas las compañeras y compañeros presos de la legislatura.
 ¡Que indignación! ¡Que Bronca! ¡Que odio!
¡LIBERTAD A
  POR LUCHAR!
¡ALERTA ARGENTINA!

Cerca del mediodía realizamos una ronda, nos sentamos en unas sillas, en la calle. Escuchamos las palabras de Carmen, Margarita, Martín, en vivo desde los penales. Palabras llenas de dignidad, llenas de ansias de libertad. Allí continuamos con las construcciones de las historias de vida que habíamos iniciado el 16 de julio en el obelisco. Historias de vida para atravesar los muros, para construir vínculos, para hermanarnos en la lucha cotidiana como luchadoras y luchadores populares. Historias de vida para confrontar con la historia oficial, con la demagogia de los derechos humanos, con la censura y los silenciamientos de los medios masivos de comunicación. Historias de vida, historia de nuestras compañeras y de nuestros compañeros que hoy están tras las rejas. Historias de vida donde vamos sembrando los valores que cultivamos como militantes.

Por la nochecita realizamos una clase pública. Encuentro donde circularon las palabras de las y los compas encarcelados mediante la lectura de sus cartas, también compartieron entre otros sus palabras y sus sentimientos sus familiares y compas, las madres. Poemas, canciones, cánticos de libertad, lágrimas, sueños, emociones encontradas, rebeldías y esperanzas compartidas.


PAÑUELOS EN REBELDÍA
EQUIPO DE EDUCACIÓN POPULAR

El 16 de julio del 2005, al cumplirse un año de la detención de las compañeras y de los compañeros “presos de la legislatura”, realizamos la reconstrucción de vida de Gabriel con algunos compañeros del MUP y con uno de los abogados. Hoy 23 de agosto vamos a ampliar esa historia de vida, teniendo en cuenta que de este ayuno convocado por la universidad popular y junto con las madres, está con nosotros y nosotras Elida, la mamá de Gabriel Roser. Así que la invitamos a compartir sus palabras:

  • Dentro de cómo se puede estar en un lugar como ese, Gabriel está bastante bien. Él está muy cuidado dentro del penal, porque están los organismos de derechos humanos trabajando en el caso de él, está bastante cuidado, está en un sector tranquilo, trabaja. El director del penal mismo le dijo que no le puede pasar ni un rasguño a él.
  • Él está bien, dentro de cómo se puede estar en ese lugar. Pero nuevamente fue denegada su excarcelación, después de tres que pidieron, bueno y ahora van a apelar nuevamente. Hicimos una movilización por eso, fuimos y hablamos con los jueces de cámara, estaba todo encaminado como para que se la dieran, pero a último momento uno de los jueces estaba a favor y otro en contra, pidieron una votación y bueno eran dos contra uno... y quedó.
  • Gabriel es una persona excepcional, no porque yo sea la madre. Los compañeros del MUP lo demuestran porque lo quieren muchísimo, él era el jefe de la seguridad del MUP, o sea que tenía un trabajo bastante  importante dentro de la organización. Hacia muy bien su trabajo en el barrio también, hay una copa de leche y un comedor en una casa al lado de donde él vive. A raíz de eso viene su detención. Ellos hicieron una denuncia contra un puntero del PJ (partido justicialista), decían que tenían una copa de leche que no funcionaba, entonces realizan una denuncia.
  • El lugar donde dicen que robó Gabriel pertenece a un ex-comisario de la comisaría 6° de Tolosa, La Plata. A Gabriel, unos días antes de su detención le habían sacado unas fotos en la comisaría. Cuando lo detienen, apuntaron a las fotos de él, cosa que no se puede hacer: ahora no se puede hacer más.
  • Hicieron un allanamiento en la casa donde él vive, allanaron la copa de leche, la destruyeron a la copa de leche, y no tenían orden de allanamiento para la copa de leche sino para la vivienda de él. En la vivienda no destruyeron nada pero en la copa de leche sí, destruyeron todo, tiraron la mercadería, hicieron un desastre.
  • En el allanamiento no encontraron absolutamente nada. Estaba él sentado tomando mate, inclusive estaba el coordinador de Ringuelet tomando mate con mi hija, con él y con otro grupo de chicos, estaban todos tranquilos. Yo creo que si él hubiera hecho algo no se hubiera quedado ahí tranquilo como él estaba. Lo acusan de robar un supermercado de este comisario que es retirado.
  • Cuando a él le hacen la primera rueda de reconocimiento no lo reconocen. En la segunda rueda de reconocimiento, que la pide Gabriel porque está seguro que él no fue, dijo que iba a esa segunda rueda de reconocimiento porque sabía que no lo iban a apuntar, en esa segunda sí lo reconocen.
  • Antes de su detención, Gabriel en el barrio hacia dos cuadras y lo levantaban por averiguación de antecedentes y continuamente lo estaban hostigando a él. Lo levantaban por cualquier cosa, porque estaba en la esquina esperando el micro, por cualquier cosa lo detenían. Ya había una persecución contra él.
  • Primero es como que no nos dimos cuenta, yo no me di cuenta y él tampoco, no tenía la experiencia como para saber si lo estaban investigando o siguiendo, no se dio cuenta. No solamente a él, sino que a muchos compañeros del MUP le hicieron allanamientos y persecuciones, pero...
  • A una compañera, la que más lleva la causa de Gabriel, por ejemplo, un día antes que fuéramos a hacer una presentación a la procuradora de la provincia, le cayeron haciendo un allanamiento. Ella vive en una pensión. Por una causa que tenía justamente el mismo fiscal que en ese momento tenía la causa de Gabriel, y por una denuncia al dueño de la pensión que hacía diez años que se había hecho. Una cosa que pasó con un arma, pero cuando esta compañera ni vivía allí. La cuestión es que le entraron al cuarto de esta compañera, le revisaron todas las cosas, le llevaron fotos del movimiento, panfletos del movimiento. Justamente un día antes que nosotros íbamos a hacer una movida por el día de los derechos humanos, que fue el 10 de diciembre, en La Plata. La misma causa, el mismo fiscal. Obviamente era una anticipación  de que no nos sigamos metiendo en el caso de Gabriel.
  • Inclusive hay una denuncia contra ese fiscal, por falso testimonio. Además lo de Gabriel todo es muy claro: está todo armado, están los testigos falsos, pero no sé, qué es lo que pasa no sé. Por qué lo retienen a él ahí adentro no lo sé.
  • Gabriel va a juicio, pero por ahora no tiene fecha de juicio. Supuestamente nos iban a dar fecha en agosto. Pero ahora se atrasó todo nuevamente.

Estábamos hablando hace un rato que Gabriel pasó sus dos últimos cumpleaños tras las rejas. El primero en una comisaría de Brandsen y el otro en el penal de Magdalena. Gabriel nos comentó cómo él lo vivió, ¿cómo lo viviste vos?

  • Mirá yo creo que lo más fuerte para mí fue cuando a él lo llevaron al juzgado para declarar, cuando lo vi con las esposas. Desde que está detenido nunca, jamás lo había visto esposado. Cuando yo lo fui a ver a la comisaría 6°, él estaba tras las rejas, no lo vi esposado. Cuando lo llevaron al juzgado, y lo vi con las esposas, pensé que todo el mundo se me venía encima, ver a mi hijo así.
  • Ahora cuando lo voy a ver al penal y tengo que pasar por todo eso que te hacen pasar: que la requisa, que el hacer cola para pedirlo, hacer cola para entregar la mercadería que te la revisan toda, no te dejan nada por revisarte. La forma en que te revisan es espantosa, porque te sacan todo, hasta las plantillas de las zapatillas te sacan. Un día yo llevé a la hermanita de cuatro años, que es la preferida de él, y cuando le empezaron a sacar la ropa y las cosas, tenía ganas de gritar, de decirles un montón de cosas, y bueno, pero después pensé en él, que él es el que estaba adentro. Cualquier cosa que yo hacía en contra de ellos, le iba a perjudicar a él.
  • Ese día yo pasé el cumpleaños todo el día con él, no fue un día más para mí. No fue un día más. Fueron dos veces que me quedaron muy marcados. Este último cumpleaños de él y el día que lo llevaron al juzgado, que lo vi esposado.

¿Cuántos años cumplió?

  • 26.

¿Quién es su abogado?

  • Sofía Caravelos, es una de las abogadas. Es un grupo de abogados de La Plata, y también estaba el negro Suarez. Son cuatro.

Luego, a partir de las 19 horas y hasta finalizar el ayuno, como Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía, realizamos una clase pública exigiendo la libertad de todas y todos los presos políticos. En ese momento Alejandro, compa del MUP, leyó una de las cartas de Gabriel. Élida compartía nuevamente sus palabras, la emoción y el llanto no le permitieron continuar, entonces Laura, otra compa del MUP, tomó la palabra.

Alejandro lee la siguiente carta de Gabriel:

Carta de Gabriel Roser para los compañeros


Compañeros:
 
Hoy me encuentro acá tratando de escribirles algo a ustedes, como muchas veces les dije que yo sigo luchando y no bajo los brazos. Es muy difícil para mi esto, ya que cumplo un año de que estoy privado de mi libertad, yo se que ustedes allá afuera están dándome fuerza para que yo siga adelante y pueda estar bien. Yo por eso les doy las gracias por todo esto, ya que ustedes a través de su fuerza y sus ganas de luchar, me hacen sentir bien.

Pero quiero que tengan algo en claro: que este año que cumplo acá adentro fue y es muy difícil para mi, pero lo único bueno es que estoy bien y tengo mi mente libre, y puedo decidir, es como un dicho que escuche, acá te pueden tener preso en cuerpo pero no te pueden tener preso en mente.

Ustedes allá afuera cumplen un rol muy importante para mí, el de la lucha, que cada día salen a la calle a luchar y conseguir lo que les pertenece. Se que es muy difícil esta batalla, que no es fácil estar luchando día a día, exigiendo trabajo, justicia y libertad, y que eso no es todo por lo que hay que pelear.

Lo único que yo les puedo decir es que sigan luchando, que no bajen los brazos, que no dejen que le quiten lo que les pertenece, que no dejen que los de arriba los ensucien, que no jueguen con ustedes, que hagan lo que hicieron conmigo y con otros compañeros, que están presos y esperando a ver que pasa con cada uno.

Quiero que sepan que siempre me van a tener a mí a su lado, en las buenas y en las malas, pero lo más importante es que voy a luchar con ustedes codo a codo en la calle para que sepan que aunque me tuvieron acá dentro de una reja, yo voy a seguir luchando con mis compañeros.

Lo único que quiero es que ustedes estén bien, que no bajen los brazos y que sigan así con la fuerza que tienen, que yo muy pronto voy a estar con ustedes afuera. Tengan algo en claro, que no esta muerto el que lucha.

Nos vemos en la Victoria
Arriba los que luchan!!!!
Les mando un abrazo muy grande
Su compañero y amigo por siempre

Gabriel Alejandro Roser

Yo soy Élida, la mamá de Gabriel...


“LIBERTAD, LIBERTAD, A LOS PRESOS POR LUCHAR”

“LIBERTAD, LIBERTAD, A LAS PRESAS POR LUCHAR”

  • Yo soy una compañera de Gabriel y quería recordar que esta carta fue escrita cuando Gabriel cumplía un año de su detención, y ya pasaron cuatro meses más y desgraciadamente hace unos pocos días nos enteramos que nuevamente le denegaron la excarcelación a Gabriel.
  • Además, los jueces del tribunal decían que no iban a dar ningún tipo de fallo que estuviera condicionado por ningún tipo de protesta, por más que nosotros fuéramos a las puertas del juzgado a reclamar, a luchar.
  • En este sentido es como viene toda la justicia en este país, diciéndonos no a todos los que luchamos, diciéndonos que dejemos de luchar, que dejemos de estar en las calles como lo hacía Gabi y tantos otros presos. Lo único que nos dicen, la única respuesta que nos dan a este problema es la cárcel, la represión.
  • En todos estos días, por lo menos todos los que venimos del movimiento piquetero, nos encontramos en un debate sobre los métodos. Si el piquete, si la marcha, si el campamento, si levantar el peaje, si el escrache si o no; pero no se discute por qué salimos a pelear. Y eso para nosotros es fundamental, porque acá no se habla del índice de desocupación, no se muestran a los chicos que se están cagando de hambre, los barrios en las condiciones en las que se vive. Eso no, eso no es importante para este país. Esto no es agenda del presidente, del gobierno. La agenda es decir que a los piqueteros, que a los luchadores hay que sacarlos de la calle, y para eso están los ejemplos. El ejemplo que ponen con Gabriel, con los presos de la legislatura, los presos del sur y todos los presos políticos que se encuentran en este país.
  • Nosotros vamos a seguir diciendo que esa no es la salida, que la salida es tener un mundo más justo. Aunque nos sigan encarcelando, nos sigan metiendo en la cárcel, aunque nos sigan reprimiendo y matando, nosotros vamos a seguir luchando como luchó Darío, como luchó Maxi, como lucharon tantos que no los metieron presos sino que directamente los mataron, les arrancaron la vida. Entonces nosotros vamos a seguir luchando.
  • Nos parece importante remarcar que el tema de los presos, es un tema complicado. Nosotros comentábamos hoy a la mañana, que el caso de Gabriel fue muy difícil instalarlo porque es una causa armada, es una causa donde a él no lo meten preso por un corte de ruta, lo meten preso por un robo. El puntero y los milicos de su barrio le inventan una causa, donde dicen que robó un supermercado. Y es difícil instalarlo como un preso político, Gabriel es un luchador, es un compañero que tenía la responsabilidad de la seguridad en el movimiento, o sea que era una persona bastante expuesta. Y además era un compañero que en su barrio trabajaba en la huerta, en la copa de leche y hacía las cosas sobre todo por los pibes, como dice siempre Gabi.
  • A Gabriel le arman una causa, lo detienen unos días antes y allí le sacan unas fotos en la comisaría, y después da la casualidad que esas fotos sirven para acusarlo. Así Gabriel está hace ya 16 meses preso.
  • Los jueces que están a cargo de su causa, el tribunal se jacta de decir que ellos no tienen excarcelaciones antes del juicio. Por ende tienen un montón de presos más, detenidos sin saber si son culpables o no; también tendríamos que tener una discusión sobre qué es ser culpable o no. En ese sentido Gabriel es uno de esos presos. Nosotros vamos a seguir peleando y denunciando que de estas causas hay muchas más, hay mucha más gente que la detienen por ser pobre. No sólo por ser pobre, sino por ser pobre y tratar de mirar para arriba. Porque eso es lo que era Gabriel: un pibe de barrio que empezó a pensar un mundo distinto y dejó de estar en la esquina con los otros pibes y se organizó. Entonces de estos pibes hay muchos y desgraciadamente la única respuesta que nos dan es esta.
  • Todas las organizaciones que estamos luchando vamos a seguir haciendo este camino y obviamente invitamos a todos a seguir peleando.
  • Cuando salga Gabriel espero que no haya más presos y que no sea una consigna que tengamos que levantar, la de libertad a los presos y a las presas de este país.
 
  Siguiente >
radio
espejos.jpg
Julio López, 6 años desaparecido.

 
dejanos tu firma
28.de.mayo.jpg
No a la impunidad
carlos.fuentealba.jpg