Aguas para la Vida, no para la muerte Imprimir E-Mail

Encuentro de organizaciones que luchan por este bien de todos

18 de marzo de 2006
Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía
Amigos de la Tierra

Intervenciones de los invitados:

Edgardo Meleguer, Foro Social Mundial, Comisión de Recursos Naturales y Medio Ambiente:
“Tenemos que ver cómo incidimos nosotros para modificar las políticas públicas a favor de todos.
“Estas reuniones sirven para transmitir conocimientos, ir ganando en experiencia, y saber que se puede incidir porque el estado somos todos.
“Puedo contarles una experiencia: en un lugar llamado la Estrella, en el Chaco salteño, cuatro comunidades aborígenes tenían el problema de comer pescado contaminado por las mineras bolivianas que emanaban mercurio y cianuro. Hicimos un estudio y una perforación y esas comunidades en este momento tiene cuatro cosechas al año y están realizando un proyecto sustentable de pimentón, obteniendo riego con energía solar.
“La información es la fuente del poder y si esta se va transmitiendo se puede adelantar a los hechos.
“El Foro del Agua de México está pagado por las multinacionales del agua, Coca Cola, Vivendi, Suez, o sea las mismas empresas que nos están envenenando.
“Para terminar recupero una frase de un brasileño, que en el Foro Social de Puerto Alegre dijo: “¿De qué puede discutir el pollo con el cocinero?”.


Roberto Pagés, Fundación Oscar Allende:
“Es necesario realizar acciones concretas respecto de estas problemáticas, para sembrar estas ideas en el conjunto de la sociedad. Si la información es poder tenemos que considerar que el poder es muy sabio en la manipulación de la información.
“La Fundación Allende hace un año que está en el llamado a una consulta popular sobre el tema agua potable.
“Aguas Argentinas paga muy buenos avisos porque no le conviene que el agua sea considerada como un bien social, no sujeto a privatizaciones.
“Tenemos que buscar canales idóneos para que cada vez participe una mayor parte de la sociedad y demande al poder político, porque éste sólo escucha cuando la gente está en la calle movilizada.
“Lo que nos movió a iniciar esta campaña sobre el agua potable es la frase de los compañeros uruguayos de que el agua es de todos, no de un sector social que tenga dinero para pagarla. La vida como tal es agua, nosotros somos el 70% de agua.
“Llamamos a una consulta popular porque tratamos de articular la lucha social con la lucha política. Queremos exigirle al poder político que llame a una consulta popular. Otro propósito es modificar la cultura política en la Argentina, que es fuertemente paternalista y autoritaria, lo que lleva a que un sector político acuerde con una multinacional y nos deje a todos embarcados por 30 años, como ocurrió con Aguas Argentinas. No se le pregunta a la sociedad qué piensa.
“La sociedad debe definir como política de estado, gobierne quien gobierne, que el agua es un servicio público y no una mercancía.
“Tampoco queremos volver al servicio público donde la empresa estatal estaba en manos de una burocracia que reproducía un modelo, no similar al del mercado, pero bastante pernicioso. Queremos un servicio público donde los usuarios y consumidores tengan participación en la gestión de la empresa. Estamos hablando de un nuevo modelo de economía social con gestión social.
“Sabiendo que por nuestra legislación no podemos hacer lo mismo que en Uruguay, donde se puede reformar la constitución por plebiscito, tenemos que usar uno de los mecanismos de democracia semidirecta, la consulta popular. Si se llega a un millón de firmas se obliga al poder político a convocar a una consulta popular.
“Pensamos que estamos en un momento pedagógico, en el que hay que sembrar, caminar, explicar. La sociedad tiene necesidad de información y tiene temores porque sabe que con el agua va a haber problemas.
“Sobre el agua existen varias presiones. Una es la demográfica. En el año 50 había 2.500 millones de habitantes en el mundo, hoy hay 6.500 y dentro de 25 años va a haber 8.000. Es una gran presión demográfica sobre un recurso que es siempre el mismo. Esto obliga a la racionalización del agua y a un uso más conciente.
“Estamos en una región del mundo que con sólo el 6% de la población mundial tiene el 25% del agua dulce del planeta; por eso somos un bocado apetecible para quienes quieren apropiarse de este recurso. Así aparece la Triple Frontera, por eso van por el Acuífero Guaraní, que es el tercer acuífero en importancia del planeta que tiene una inmensa cantidad de ríos y de variedades de plantas en la Amazonía, detrás de las cuales están las multinacionales de los remedios.
“Hay una estrategia del poder detrás del agua y en un sistema como éste, cuando un bien escasea se sabe que va a subir el precio. De ahí las estrategias del mercado sobre la apropiación de las cuencas de agua.
“tenemos que darle a esta problemática una respuesta como país y como región. El bloque del MERCOSUR tiene que tener una definición concreta sobre el agua potable.
“Hay muchas dimensiones que cruzan la problemática del agua y la más importante tiene que ver con la vida.
“Son las propias multinacionales que organizan el Foro Mundial del Agua las que vienen a apoderarse del recurso, con la complicidad de los gobiernos de turno.
“Las empresas también han sido un desastre desde el punto de vista de la eficiencia. Por eso lo que también nos ha movido a la consulta popular es el rechazo de las organizaciones populares y los foros hídricos a la política de Aguas Argentinas. En el conurbano, todavía hoy después de diez años de gestión, el 60% de la población –entre 5 y 6 millones de personas- no tiene cloacas, lo que ha traído la suba de las napas de agua, la contaminación del agua potable y las enfermedades que acarrea, sobre todo en el tercer cordón del conourbano bonaerense que es la zona de menores recursos.
“La sociedad tiene que conocer las problemáticas relacionadas con el agua  y tenemos que advertir sobre las estrategias geopolíticas de los grupos de poder.
“Pueden entrar a una página que se llama Interamerican Water Resources y ver cuáles son los proyectos de investigación que está haciendo el Fondo Mundial para las Financiaciones del Medio Ambiente que tiene el Banco Mundial, que es también accionista de Suez. Están estudiando la cuenca del Plata, el frente marítimo, el Bermejo, el Pantanal, donde nace el río Paraguay en el Amazonas. Están estudiando todas las cuencas. Allí te dicen también lo que van a hacer: un relevamiento de la riqueza natural de la zona, después van a cruzar esos datos con los censos de población de los países del MERCOSUR y por último van a construir un GIS, un sistema de información geográfica.
“Al poder de las multinacionales hay que oponerle el poder de la sociedad pero una sociedad organizada.
“Tenemos que diseñar, entre todos los que trabajamos este tema, una organización que además accione, que tenga mesas en la calle juntando firmas. Si se quiere las firmas son la excusa para la pedagogía, para explicar cómo viene la mano. Si madura el momento después podemos armar algo entre todos, que sea una especie de foro nacional del agua, comisión de defensa del agua y de la vida, como hicieron en Uruguay, algo que desde aquí empiece a pelear y a ganar la calle”.

Hippi Fernández, UTD de General Mosconi:
“Lo nuestro es mucho más difícil, es pelearle a la vida, por falta de agua. Estamos cerca de la frontera con Bolivia, nuestra población es de 22 a 25.000 habitantes. Tenemos que pelearle a la vida a pesar de ser el segundo productor de gas del país.
“A nosotros las multinacionales nos aprietan mucho más fuerte. Conocemos en profundidad lo que es la contaminación del agua, por ser ex trabajador de YPF.  
“Las empresas multinacionales te ponen barreras y antes, cuando trabajábamos en YPF, todo era libre. Te ponen barreras, no para cuidar las plantas industriales que tiene las empresas multinacionales como Tecpetrol, Pluspetrol, Panamerican Energy, sino para que nuestra población no sepa de la contaminación que existe. Antes teníamos los primeros auxilios en un hospital que estaba en uno de los primeros niveles en el noroeste del país, hoy no tenemos ni medicamentos.
“Además de la contaminación que hacen las petroleras, sobre todo las privadas, que lo hacen en forma encubierta con el gobierno provincial, el gobierno nacional no regula nada.
“Nosotros somos los más contaminados y a los que más les toca la muerte de cerca. Los chicos nacen deformes, por falta de agua se da el cólera. Son muchas enfermedades que nos van matando día a día, a pesar de ser el segundo productor de gas en el país. Recibimos represiones, muerte.
“La protesta nuestra no es por los planes sociales, sino por la recuperación de nuestros recursos naturales, incluida el agua. No tenemos agua, no porque no haya. A pesar de tener tres ríos, vertientes naturales no contaminadas, monte, sierra subandina,  yunga, no tenemos agua para beber. Las empresas multinacionales no te dan el agua, a pesar de que en tecnología estamos muy avanzados, porque las plantas gasíferas y petroleras son prácticamente todas automatizadas, se maneja todo satelitalmente.
“Nosotros le peleamos a la vida. Aunque dejemos de existir por las represiones, seguiremos peleando por nuestros hijos por el tema del agua. Peleamos por el agua, por el medio ambiente, la deforestación que se está haciendo.
“En el Alto Río Seco, con la caída del puente, no éramos abastecidos en la parte médica. Nosotros, como desocupados, quisimos ayudar a nuestro departamento y pedimos prestado un equipo de perforación para poner un puente. Le dijimos al vicegobernador de la provincia que nosotros en 7 días íbamos a poner el puente en forma gratuita, que poníamos a disposición 100 personas y maquinaria que tiene la UTD. Y fuimos reprimidos militarmente, porque al ofrecer esto no había negocio. Le quitábamos el negocio a la provincia y al estado nacional.
“Si hay que buscar estrategias, nosotros las tenemos. Estamos haciendo un trabajo de investigación desde el año 92, tenemos propuestas y un proyecto de 476.000 dólares para que las pequeñas parcelas tengan agua encubierta y para tener agua las 24 horas, aprovechando las vertientes y ríos que tenemos. No sólo es la protesta, también tenemos propuestas.
“Por el negocio del agua, Gualtieri se ha llevado 28 millones de dólares con el Dique Itiyuro II. Hoy, la empresa Aguas de Salta ha invertido 5 millones de pesos e hizo 2 pozos de agua, que no alcanzan. Es otro gasto más.
“Hicimos un proyecto del acueducto El Agua, hicimos otro con la Universidad de Salta por pozos de agua. Uno va con estas propuestas y los gobiernos no te dan la respuesta.
“Somos un municipio paralelo en General Mosconi. Nuestra agrupación tiene 3.000 personas. Muchas personas tenían un plan de $150 y hoy tienen un sueldo de $500 o 700. Otra estrategia que utilizamos para enfrentar la indigencia es hacer barrios en diferentes partes para que no se margine más la gente y exija que se le de el agua como corresponde. Las personas que en este momento están viviendo en casas de madera o tapados con plástico o lona, al cambiar la calidad de vida también va a poder exigir y no ser marginado, como lo están siendo ahora. Dentro de un  mes y medio o dos meses terminamos 80 viviendas y ya hemos firmado para 260 viviendas más.
“La respuesta que le podemos dar a nuestra gente es esta: hacer propuestas diferentes y ver la posibilidad de salir adelante.
“Cuando nos van marginando, es difícil que la gente llegue a entender lo que pasa, no sólo en su región sino en el país. Porque si no tenés agua y no comés como tiene que ser, el cerebro no te va a funcionar como corresponde. A pesar de que nosotros recibamos lo que recibimos por parte de los gobiernos, vamos a ir al frente y vamos a ir en busca de terminar con las multinacionales, que nos devuelvan los recursos, ya que facturan 38 millones de dólares por día. Tenemos que salvar lo nuestro: los recursos naturales y que nos devuelvan las empresas que eran del estado. No es un sueño para nosotros, hay cosas que se están haciendo realidad. Muchas veces nos han tratado como “loquitos” pero los loquitos han dado su respuestas a la comunidad y tienen un municipio paralelo. Ojalá que sirva de experiencia para otros y lo que venimos a recoger que nos sirva de experiencia también a nosotros”.

Claudia Korol, Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía:
“Quería compartir algunas conclusiones de un encuentro del MAB (Movimiento de Afectados por Represas) de Brasil en el que participé.
“Una de las propuestas tiene que ver con la articulación en la batalla por el agua y por los bienes de la naturaleza, de las diferentes organizaciones, grupos, movimientos e investigadores que están trabajando, luchando y resistiendo. En el encuentro participaron alrededor de 1000 militantes del movimiento y otros compañeros y compañeras de la Vía Campesina. Entre otras cosas, ellos relataron cómo pasaron de una lucha por los derechos –de los afectados por las represas frente a cómo quedaban sus lugares de vida- a una lucha más global para poner en discusión el modelo capitalista de desarrollo.  No alcanza con decir, aunque hay que decirlo, que las represas nos afectan, sino también poner en discusión qué tipo de modelo de desarrollo lleva a que se construyan estas grandes represas, que no haya alternativas en los modelos propuestos y que sea aparentemente la única salida.
“El segundo tema que ponían en discusión es que en el caso de Brasil, creo que es diferente en nuestro país, hay una lucha muy importante en el campo en relación a las batallas contra la contaminación, en defensa del agua como un bien y no como una mercancía, pero les falta una articulación mayor con la gente de las ciudades. Y uno de los puntos de unificación en términos de derechos era la discusión de las tarifas y de cómo están ganando las transnacionales, generando tarifas que no tienen nada que ver con las necesidades de la población, sino con sus grandes ganancias.
“Charlamos la necesidad de coordinar mejor los temas de investigación, porque hay muchas investigaciones en curso pero no llegan a los movimientos. Estaban los compañeros de Bolivia, de la Coordinadora en Defensa del Agua y de la Vida, y cuando se empezaron a nombrar las transnacionales que estaban actuando en uno u otro lugar, eran básicamente las mismas, aunque a veces no tengan el mismo nombre porque tercerizan las actividades.
“Nos parece importante que encontremos mecanismos de vinculación, de intercambio de información e investigación, de socialización, de romper la idea de fronteras en el terreno de la investigación y también entre los que investigan y los movimientos que están luchando en estos temas.
“Quedamos en mandar información sobre los movimientos que luchan por el agua en la Argentina y los movimientos de lucha contra las represas, que a veces van juntos y a veces no.
“También tenemos que tener en cuenta que a veces cuando hay lucha hay represión y muchas veces se denomiza a los luchadores para aislarlos y hacerlos perder consenso en la población. También hay represión directa, por ejemplo en el caso del MAB hay una cantidad grande de compañeros procesados y lo mismo pasa en nuestro país. Por eso nos parece importante que unamos el tema de la defensa de los derechos, de la defensa del agua como un bien, la defensa de la vida, también con la defensa de la vida concreta de los que salen a luchar por estos derechos.
“Ellos se plantean por un lado, impedir la construcción de nuevas represas, que lo han hecho de distintas maneras, ocupando los lugares donde se quieren construir las represas o edificios en las municipalidades, secretarías, etc. y cuando no se puede evitar hay que poner en discusión los derechos de los afectados por esas represas y dar una pelea más general de poner en cuestión el modelo de desarrollo.
“Otro modelo de actuación que están teniendo en ese momento fue cuando, a través de la Vía Campesina, el 8 de marzo se hizo la ocupación de una hacienda donde había plantado eucalipto, 2000 mujeres hicieron la ocupación y destruyeron los plantines para denunciar lo que significa este tipo de producción. Ponían en discusión también el tema de lo que significa la fabricación de la pasta de celulosa, también lo que hace a la destrucción del bosque. Pero quienes lo hicieron están procesadas. Seguramente en poco tiempo vamos a tener que ser solidarios y solidarias en este plano de la lucha”.

Alfredo Alberti, Asociación de Vecinos de la Boca:
“Cuando nosotros convocamos por el tema del Riachuelo, si bien tenemos convocatorias importantes, no tenemos toda la convocatoria que el tema amerita. Hay muchos que a veces reclamamos teóricamente por el tema del agua pero en los temas empíricos, de todos los días, a veces no estamos todos juntos como realmente necesitamos estar.
“En el tema del agua habría que agregar que pelear por ese tema significa pelear por la salud, por la calidad de vida, por la paz. Estamos trabajando por derechos humanos elementales.
“En estas reuniones surgen a veces buenas ideas, pero son ideas a futuro. Pedimos cambiar el tablero y es una forma de patear la pelota para adelante. A veces hay que cambiar el tablero, pero hoy la gente está necesitando el agua, se está muriendo, entonces no todo el esfuerzo tiene que estar dedicado a cambiar el tablero, a cambiar las reglas del juego.
“Acá hay algo transversal a todos los partidos, a todas las ideologías, que es la corrupción. Si no atacamos eso, nos equivocamos.
“Muchas veces unilateralizamos la responsabilidad. Muchas veces decimos y con justa razón lo nefastas que son las empresas multinacionales, pero no decimos toda la verdad si no decimos que estas empresas hacen lo que hacen porque nuestros representantes le ponen la firma, las autorizan, les dan todos los derechos, le asignan todo lo que quieren.
“Lo vemos en el caso de Gualeguaychú. Sabemos cómo Uruguay tiene abrochado jurídicamente, firmado contractualmente, de manera absolutamente leonina, todos esos contratos. Allá y acá hay responsables por violar el tratado del Río Uruguay.
“Soy el presidente de la Asociación Vecinos de la Boca y hace seis años hemos tomado la posta de un tema muy añoso, ya que hay gente que mucho tiempo atrás ha hecho su camino, infructuoso, como el nuestro hasta ahora. Tenemos mucha experiencia y hasta ahora nada bueno que contar. Hasta ahora las únicas instituciones que nos han escuchado son la Defensoría de la ciudad y la Defensoría de la Nación. Con ellas estamos trabajando desde hace cuatro años. Ya hubo dictamen de ambos y está por salir el mes que viene el nuevo informe consensuado entre la Defensoría de la Nación y la de la ciudad. Está por salir también un informe de la Auditoria General de la Nación.
“El agua que provee el Reconquista, que es el segundo después del Riachuelo, el agua que aporte el Riachuelo y lo que está generando el Paraná y lo que va a generar el Río Uruguay con este problema de las papeleras, todo va al Río de la Plata, que es donde está la materia prima que nos abastece a los que vivimos en la Boca, y los que viven en otros barrios. A través de la cadena alimentaria, en cualquier lado nos estamos contaminando. Esto requiere una lucha hoy.
“Venimos trabajando desde hace seis años en el barrio, en la Boca y en Barracas, y tratamos de que lo que hacemos en estos barrios se vaya multiplicando en todas las localidades. La cuenca Matanza-Riachuelo son 70 km., con la naciente en Cañuelas hasta donde estamos nosotros que es la boca del Riachuelo. Son 2.200.000 km. cuadrados, son 5 millones de habitantes”.                         
“Exijamos a los gobiernos que las leyes las cumplan hoy”.

Emilio Vitale, Ejército Alpargatista de Liberación Nacional, Grupo Libre Iniciativa, Movimiento Estrafaltestre, Junta Americana de Jornaleros Ambientalistas (Jaja), Gualeguaychú:
Cantos de lucha:

Qué pasará con el sol
Si por algún negocio
Le cambiara el color
Qué pasará en Uruguay
Si algún día los niños
no pudieran nadar
Queremos nuestros ríos
Para los chicos
Fuera las papeleras.


Papá Noel, se va a morir
Cuando pase por el Río Uruguay
Dos papeleras enormes verá
Por la chimenea el gordo se mandará
Va a aspirar las dioxinas
Le va a dar cáncer y chau navidad.


Por la papelera se va la salud de nuestra gente
Por la papelera se va la vida del Río Uruguay
La moral en bancarrota
Del gobierno cara rota
Por la papelera se va la vida del Río Uruguay.


La papelera contaminante
Es el reflejo vivo de nuestros gobernantes.


Dicen que si viene Ence, le vamo’ a dar 
Dicen que si viene Botnia, le vamo’ a dar  
Mucho palo pa’ que aprendan
Mucho palo pa’ que aprendan
A no matar, a no matar.  
       

“Nosotros venimos de un proceso de cuatro años de lucha por el tema de las papeleras. Empezamos primero haciendo difusión y el tema no lo quería agarrar nadie. Recorrimos todas las instituciones, organismos, y nadie quería hacerse cargo. Hubo instituciones del lado argentino, como la CARU, la Comisión Administradora del Río Uruguay, que aprobó el primer  estudio de impacto ambiental de las empresas, que ni siquiera era transfronterizo, o sea que consideraban que la papelera sólo iba a afectar a Fray Bentos respecto a la contaminación y a Uruguay en la parte de la inyección económica, y a nosotros, que estamos a 25 km., no nos tienen en cuenta para nada.
“Lo que está pasando hoy en Gualeguaychú es justamente porque nadie quiso hacer nada. Con el gobierno uruguayo ya se intentó tratar el tema. Este no es el primer corte que se hace. Se mandaron cartas, pedidos de audiencia, de información, que nunca fueron contestadas.
“Después se empezó con la volanteada en la ruta internacional y en ese momento decíamos que si no nos escuchaban, si no hablaban del tema, en el verano no iba a haber rutas para nadie.
“Al principio cortábamos la ruta y nos decían que no iban a negociar si no levantábamos el piquete. Entonces se levantaba y terminamos en lo que pasa hoy que ya no le creemos a nadie. Sabemos que si no es por nuestra fuerza, no va a pasar nada.
“La diferencia que tenemos con el Uruguay es que ellos todavía creen en sus gobernantes. Y nosotros, en estos últimos años, hemos aprendido bastante y nos dimos cuenta que estos pedidos de los gobiernos son para desarmar el movimiento popular.
“Nosotros, hace un año y algo atrás, estábamos esperanzados con la subida del Frente Amplio en Uruguay, porque habíamos escuchado el discurso de campaña y era magnífico. Hablaba de las multinacionales que vienen a trasladar sus industrias, porque allá no las quieren más porque contaminan... Dijimos entonces que si subía Tabaré estábamos salvados de que las fueran a poner. Y cuando asume, lo primero que hizo es hacer un decreto que ignora la consulta popular que se había hecho sobre el agua, que establece que el agua es un bien público. Tabaré firma, por decreto, con compañías de agua en un par de departamentos. Después dice que el tema de las papeleras ya estaba cerrado y que no se podía hacer nada e incluso comenzó a anunciar la tercera papelera. Es por eso que hicimos la siguiente composición que se llama Cabaret Baloncesto, porque lo que más se empezó a desarrollar en Fray Bentos con este tema son los cabarets y cambiamos el apellido del presidente por baloncesto en lugar de Vázquez. Dice así:

Cuando lo conocí a cabaret
En su campaña era distinto
Hoy no lo puedo creer
Vendiendo el pueblo al neoliberalismo
Forestaciones de multinacional
Plantar comida sería distinto
No papeleras, cáncer generan
Mejor sería plantar comida
Para vender, se talan nuestros bosques
Para vender, tumor vamo’a tener
Casi un millón de hectáreas de eucaliptus
Cuántas huertitas podríamos hacer
Falta trabajo, mejor plantemos ajo
Jueguen p’al pueblo
O váyanse al carajo


Papeleras, no a la papelera
Papeleras, no a la papelera
Plantar comida es mejor.

“Vamos a leer una nota que manda un amigo Mauricio Castaldo, de María Grande, Entre Ríos
Con el título: Papeleras plan por superar a los gobiernos, propone sacar a los gobiernos de la negociación, que se negocie pueblo a pueblo, que sigan los cortes hasta que se paralicen las obras, construir una comisión popular binacional que elabore un plan de desarrollo regional sustentable, con emprendimientos productivos, culturales, científicos sustentables y binacionales. Aquí se podría convocar también a la gente de Zanón y al Movimiento de Empresas Recuperadas. Otra propuesta es garantizar un salario social para los actuales obreros de las plantas y proponerles participar de la comisión y del plan. Se puede agregar aquí cursos de formación y asesoramiento para los trabajadores.
Yo le contesto: la Junta Americana de Jornaleros Ambientalistas adhiere a la moción del compañero Mauricio Castaldo y resuelve: 1) inmediata difusión en la portada
www.guardaelguachazo.com.ar;  2) la presentación formal de la propuesta en la trinchera de Arroyo Verde, ante la Asamblea Ambiental Ciudadana de Gualeguaychú; 3) convoca a la organización de un Comité Movilizador para la coordinación de foros, encuentros, difusión y demás eventos culturales.
“Presenté la propuesta a algunos y todos coincidían en que la parte más difícil es la convocatoria a la organización de un Comité Movilizador y el armado del plan sustentable para la región.
“El pueblo de Gualeguaychú, en su mayoría, está en una postura radical de no a las papeleras. No queremos filtro, ni cambio de tecnología, ni que le pongan perfumina. Porque hasta eso propusieron: ya que el olor es inevitable, nos ofrecieron colocarle perfumina a las emanaciones.
“Nosotros ya habíamos empezado a hablar de tener una región sustentable, de parques binacionales, de reservas naturales, de saneamiento al río. Al Río Uruguay no le entra una gota más de contaminación. Si no se hace un plan de saneamiento ya, la biodiversidad del río desaparece en cinco años. Y esto está certificado por los compañeros de Agua Manda, que hicieron 2000 km. en kayac, desde la naciente del río y han pasado por ambas orillas, parando en todos los pueblos, haciendo un relevamiento social, topográfico. Todos les decían lo mismo: hay muchas ciudades que vuelcan completamente el contenido de las cloacas al río, por donde circula lavandina y otros productos.
“La última noticia que tuvimos de la empresa es que piensan duplicar su producción.
“Una de las primeras adhesiones a las propuestas sustentables viene del Movimiento Estrafaltestre, que propone la construcción de casas ecológicas, que salve a las 600.000 plantaciones de eucaliptus y pino que hay en Uruguay y 1.100.000 de plantaciones de eucaliptus y pino que hay en la Argentina de que sean exportadas como pasta de papel para que se derroche en Norteamérica y Europa, ya que en el primer mundo el consumo de papel per capita es de 350 a 400 kg. al año, mientras que por estas latitudes es de 20 o 30 kg.”
“Otra propuesta es realizar agricultura artesanal orgánica para obtener comida”. 
“Nosotros queremos que la cuenca sur del Río Uruguay sea una reserva natural binacional y realizar ecoturismo y esto es totalmente incompatible con el polo industrial que nos quieren instalar. Entre Ríos debe ser uno de los pocos territorios que le da la cara al Río Uruguay, para Brasil ese río es el patio trasero, lo tiene abandonado. Las provincias de Corrientes y Misiones piden que vayan las papeleras, que las van a recibir con los brazos abiertos. Estas provincias tiene la parte turística sobre el Paraná y también tiene al Río Uruguay como patio trasero. De la República de Uruguay podemos decir lo mismo, tiene en la costa Atlántica todo su desarrollo turístico”.

Marcel Achkar, Redes Amigos de la Tierra y Comisión Nacional en Defensa del Agua y de la Vida, Uruguay:
“Creo que lo que estamos viviendo en Bolivia, Ecuador, Colombia, Argentina, Chile, Uruguay, en algunas regiones de Brasil, de enfrentamiento y, en algunos casos, de derrotas muy importantes a las transnacionales en el tema agua, es un ejemplo que comienza a revertir el proceso de los años 90 de privatización, que se presentaba como única alternativa posible para el continente. Hoy vemos que es posible derrotar ese modelo. Esta lucha no va a ser tan fácil y esto lo vemos con las plantas de celulosa en Uruguay. Luego de una gran triunfo con el tema del agua, tenemos un grave problema.
“Voy a hacer una breve presentación de cómo fue el proceso del agua en Uruguay y en qué situación estamos hoy con las plantas de celulosa.
“En Uruguay, la historia de la empresa pública que abastece de agua potable y saneamiento a todo el país, comienza en el 52 cuando se estatizan los servicios que estaban en manos de empresas inglesas. Eso funciona relativamente bien hasta principios de los 90, con un servicio que abastece de agua potable a un 95% de la población urbana del país y cerca del 60% en saneamiento. En el año 92 comienza un proceso de privatización de una de las zonas más rentables del país, el Departamento de Maldonado. En ese momento, no teníamos la fuerza suficiente como para detener ese proceso y se instala una empresa filial de una de las trasnacionales del agua, la Suez. En el año 2000, se instala una segunda empresa transnacional, filial de Aguas de Bilbao, en lo que quedaba del Departamento de Maldonado. Y en el año 2002 se comienza a hablar de la privatización de toda el área metropolitana y de las principales ciudades, y de colocar en subasta pública los recursos minerales. Como la legislación minera de Uruguay es un tanto ambigua -hay quienes consideran que las aguas subterráneas son recursos minerales- comenzamos a pensar que, como Uruguay no tiene recursos minerales importantes, de lo que se estaba hablando era de privatizar las aguas subterráneas, concretamente la parte uruguaya del Acuífero Guaraní. En ese sentido es que comenzamos a organizarnos una serie de organizaciones ambientales, sociales, sindicales, movimientos políticos, algunos académicos, y comenzamos a discutir cuál sería la mejor alternativa para detener este proceso, tomando en cuenta que el agua tiene un valor simbólico muy fuerte como elemento central de la vida y del funcionamiento de la naturaleza. Discutíamos que si podíamos detener ese proceso de una vez y para siempre en el tema agua, hemos dado un paso importante en la gestión de los bienes de la naturaleza. A un vecino se le ocurre la idea de modificar la constitución, en una asamblea del año 2002. Inmediatamente nos ponemos a trabajar un conjunto de técnicos, vecinos, sindicalistas, representantes de organizaciones ambientalistas, de vecinos, en la redacción del texto. Armamos un texto que se estructura en base a una idea fundamental, que el agua es un derecho humano fundamental, pero para que eso tenga sentido le construimos cuatro pilares básicos al texto de la reforma constitucional. Uno que habla sobre la propiedad del agua y lo que planteamos es que toda el agua, superficial y subterránea, debe pertenecer al patrimonio público estatal como patrimonio público hidráulico.
“El segundo pilar es que el servicio de abastecimiento de agua potable y saneamiento debe ser prestado por personas jurídicas estatales, con lo cual le poníamos un freno a cualquier intento de privatización.
“El tercer pilar es que no se pudiera exportar agua bruta como una mercancía, porque lo que no queríamos al interior de Uruguay tampoco lo queríamos hacia fuera, pero sí abastecer a terceros países por solidaridad.
“El cuarto es la gestión sustentable del recurso, donde planteamos una serie de elementos. Uno es la participación de la ciudadanía y la sociedad civil en todas las instancias de planificación, gestión y control de los recursos hídricos y establecer las cuencas hidrográficas como unidades territoriales básicas.
“Empezamos a trabajar sobre lo que nos habilita la constitución en Uruguay, que es que si un conjunto de ciudadanos presenta ante el parlamento una propuesta de reforma constitucional que sea avalada con las firmas del 10% del padrón electoral, esa propuesta debe ser llevada a plebiscito. Eso significaba juntar 270.000 firmas. Finalmente, en un año de trabajo, juntamos 290.000, con lo cual, a los dos meses, la Corte Electoral nos contesta de que sí va a existir plebiscito para la reforma constitucional.
“A partir de allí iniciamos una campaña que la estructuramos en el modelo de funcionamiento de la Comisión Nacional en Defensa del Agua y de la Vida, que se caracteriza por la horizontalidad. Es una comisión en la que, en estos cuatro años de existencia, nunca se votó, siempre llegamos a las resoluciones por consenso. A veces nos costó mucho llegar a eso pero lo mantuvimos siempre como un principio básico. Nunca nos pareció justo que las mayorías deban aplastar a las minorías y que es necesario respetar las diferencias a la interna de nuestra comisión nacional, que está conformada por una gama muy diversa de organizaciones. Hemos establecido alianzas y conexiones con todo un conjunto de organizaciones del país bajo un solo requisito: que avalaran los principios de la reforma constitucional. Si en otros temas tenemos diferencias, los discutiremos en otros lados. Establecimos relaciones con movimientos políticas, iglesias, tuvimos encuentros y discusiones incluso con el Centro de Altos Estudios Militares, que veían interesante en la reforma el tema de la soberanía y seguridad nacional. Finalmente no acompañaron la reforma, pero sí publicaron un artículo donde les parecía interesante que Uruguay tuviera la propiedad de todos los recursos hídricos.
“La segunda estrategia fue trabajar en todo el territorio nacional, a nivel descentralizado, estableciendo lo que nosotros llamamos las casas del agua. A todo aquel local sindical, político, religioso o lo que fuera, que estuviera dispuesto a trabajar por difundir los alcances de la reforma constitucional, la comisión le iba a acercar materiales pero no le iba a imponer lineamientos de trabajo; tiene total autonomía de trabajo. A veces tiene discrepancias respecto a la comisión pero son discrepancias coyunturales, no en el alcance de la reforma constitucional.
“Llegada la elección de octubre de 2004, obtuvimos el 65% del apoyo de los votantes para lograr la modificación de la constitución. Con el nuevo texto teníamos dos grandes desafíos: el primero era un acuerdo que teníamos de antemano la mayor parte de las organizaciones que trabajábamos dentro de la comisión que era mantener viva la comisión una vez que lográramos la reforma constitucional, y el segundo era lograr concretizar en la práctica el alcance de esta reforma, porque sabemos que tenemos bonitos artículos en la constitución que no se cumplen y mantener viva la comisión es una garantía para asegurar ese cumplimiento.
“Inmediatamente que el Frente Amplio asume el gobierno se retira de la comisión –antes la integraba- y comienza un proceso muy complejo donde la presión de las transnacionales por quedarse en el territorio fue muy grande. El gobierno cedió a las presiones y el 20 de mayo, aprueba un decreto presidencial por el cual permite que estas dos transnacionales se queden. Nosotros desde la comisión comenzamos un proceso jurídico de inconstitucionalidad del decreto y un proceso de movilización popular en contra de las transnacionales y de la actuación del gobierno, en ese orden. Finalmente la primera empresa se retira en septiembre de 2005, por un acuerdo ventajoso para el país, que genera un precedente importante porque se establece que la empresa no tiene derecho a reclamos al estado uruguayo, ni el estado uruguayo tiene derecho a reclamos a la empresa. Desde la comisión nos sentimos muy satisfechos porque habíamos ganado una gran pulseada, porque lo que siempre se sostuvo es que si logramos expulsar una transnacional de nuestros territorios, la demanda que nos va a hacer en los tribunales internacionales nos va a costar muy caro. Esta experiencia, y otras en Bolivia y en Argentina, demuestran que esto no es tan así. Se puede buscar otros mecanismo.
“Respecto a la segunda empresa, instalada al este del arroyo Maldonado y que tenía unas tarifas del orden del 700% más caras que la empresa estatal, la presión desde la comisión llevó a que el gobierno, que no tenía más remedio, impusiera la rebaja de sus tarifas al precio de la empresa pública. Se comienza un proceso de negociación de retiro de la empresa. Finalmente la empresa le vende las instalaciones al estado uruguayo en 3 millones de dólares y se retira en el mes de febrero de este año.
“Así parte del objetivo estaba cumplido pero nos queda un gran desafío que es la gestión sustentable a nivel territorial, de las cuencas hidrográficas. Esto se vincula con un problema ambiental muy serio que tiene el país, y yo diría la región, que es el ingreso de esta zona de América del sur a la geopolítica forestal y de producción de papel a nivel mundial. Una producción de papel que es creciente porque en especial Europa tiene grandes limitaciones para aumentar su producción para satisfacer un mercado creciente y ha visto a la región templada de América del sur, de suelos fértiles y de mucha abundancia de agua, como un lugar para establecerse. Y se comienza a establecer a principios de la década del 80. “Desde Uruguay, los movimientos que estamos trabajando en el teme de enfrentar la instalación de las plantas de celulosa, saludamos la actividad de los compañeros de Gualeguaychú, porque en un momento en que nosotros no teníamos la fuerza para colocar ese tema en debate público, la movilización de los compañeros de Gualeguaychú permitió iniciar un proceso de debate en Uruguay, que se vincula a las 750.000 hectáreas forestadas que tenemos, vendiéndonos como única alternativa la producción de pasta de celulosa. Sabemos que la madera puede utilizarse para la construcción, la fabricación de muebles, y en el caso de Uruguay la utilización de la madera para la generación de energía. Nuestra matriz energética es en un 60% dependiente de petróleo, que nosotros no tenemos. Pero esa madera no pertenece a los uruguayos, está plantada por empresas transnacionales que se llaman Botnia, Ence, que son las mismas que están pensando en la instalación de plantas de celulosa que, dentro de esta lógica geopolítica, no son un capricho, porque de instalarse estas dos plantas, para Uruguay hay cinco proyectos más. Uno ya está concretado, en el Río Negro, aunque aún no empezó las obras, dos más al norte del país y dos en el sur. Eso nos lleva a un problema grave porque con la producción actual de madera que tenemos, las 750.000 hectáreas, tendríamos para abastecer solamente a estas dos plantas que se quieren instalar durante 12 a 15 años, con lo cual tendríamos que aumentar el área o replantar en estas mismas áreas; pensemos en cinco más. Así estaríamos llegando a los 2, 3 millones de hectáreas, en una país que tiene 16 millones de hectáreas productivas.
“Como último detalle les cuento que tener estas 750.000 hectáreas plantadas de eucaliptus y pinos al Uruguay le costó, por subsidios directos, 450 millones de dólares, desde el 87 al 2007 que son los últimos subsidios. En el mes de julio de 2005 se derogó la ley por la cual se hacen subsidios directos, no hablemos de los subsidios ambientales, sociales, en infraestructuras que se hacen a estas plantaciones. Son 450 millones de dólares que beneficiaron a empresas transnacionales. Para que tengan un orden de magnitud de lo que eso significa en Uruguay, sanear toda la situación de los pequeños productores hortícolas y fructícolas, que están directamente vinculados a la soberanía alimentaria del país, cuesta 60 millones de dólares. Y para eso no hay plata.
“El tema de las plantas de celulosa impactan sobre la margen argentina del Río Uruguay. Por la propia dinámica del río la costa uruguaya no se vería dañada en caso de un accidente, porque masivamente esos contaminantes irían para la costa argentina. Eso lo sabemos todos los que manejamos los elementos básicos de hidrología del funcionamiento del Río Uruguay. Basta mirar las costas, ver de qué lado están los sedimentos y las arenas. Estos son los elementos que están en juego. 
“Hoy se dijo que estas empresas tiene todo atado jurídicamente y es así, pero lo que permite esas ataduras jurídicas es una voluntad política unánime del partido actual de gobierno y de todo el sector político del país que está apoyando al presidente y desconociendo la voluntad popular cuando votó en un 65% la gestión sustentable de los recursos hídricos, la preservación del ciclo hidrológico. Ustedes conocen los impactos de los monocultivos forestales en los suelos, en la alteración de la estructura de la materia orgánica del suelo y por lo tanto de la relación infiltración-escurrimiento. El consumo de agua de los eucaliptus lleva a que en las cuencas disminuya la posibilidad de captar agua en una cuenca hasta en un 40% y en momentos de sequía hasta un 80%. Se está hipotecando el futuro del país para una región del bajo Río Uruguay pero también el futuro del país como país productivo. El slogan que repiten los gobiernos “Uruguay natural”, con monocultivo de eucaliptus, con plantas de celulosa, con cultivos transgénicos, queda sólo en un slogan. Pero también está hipotecando las posibilidades futuras de construcción de un país productivo. Por eso nosotros, desde nuestras organizaciones, no entramos en el debate por las técnicas. Colocar hoy las plantas de celulosa en el Uruguay es comprometer nuestras posibilidades futuras de construir un verdadero Uruguay productivo”.

Olga Morido, Asociación Ambientalista Los Talares, Ingeniero Maschvitz, Partido de Escobar, Provincia de Buenos Aires     
“Somos un partido de la provincia de Buenos Aires, a 45 km. de la Capital. Tenemos localidades con densidad demográfica bastante importante. La problemática pasa porque solamente el 21% de las viviendas tiene acceso del agua corriente, solamente un 13% tiene acceso a una red cloacal, el resto obtenemos el agua de las napas subterráneas y eliminamos nuestros desechos cloacales a las napas subterráneas.
“Estamos prácticamente colapsando nuestra capacidad de utilizar las napas. Las perforaciones para extraer agua a profundidad son muy caras y la mayoría de las personas tenemos sólo acceso a las primeras napas. Por eso estamos conviviendo con enfermedades endémicas y epidemias permanentes de enfermedades hídricas. Tenemos endemias de hepatitis desde el 97, 98. En el 2004 hubo gente que tuvo que ser trasplantada por este tema. Las diarreas son endémicas. Nuestros colegios tampoco tienen baños, están clausurados, porque las napas están tan altas que las aguas cloacales están derramándose.
“El partido que nos gobierna es el de Patti y como nada tiene que saberse, nada puede ponerse en los medios, compró unos cuantos cloradores para los colegios y esa fue toda la campaña que se hizo para tratar de erradicar este tipo de enfermedades.
“En el partido tenemos lujosos countries que no están habilitados, que no tiene ningún cuidado por el lugar en donde están, talan los árboles. Se colocan en el medio de las corrientes de agua y por lo tanto inundan todo alrededor. Deberían tener canales aliviadores por los cuales tiene que pasar el agua y no los tienen o no los usan. Los countries, una vez que se hacen countries, ya no pertenecen más al municipio, se convierten en un territorio provincial o sea que los impuestos que pagan van a la provincia. Los countries tienen que tener por ley agua corriente potable y cloacas y no los tienen. Son cloacas y basurales a cielo abierto. Tenemos 53 basurales a cielo abierto clandestinos pero que la municipalidad los usa. El municipio mezcla la basura con la tierra y vende camionadas de tierra para el relleno de terrenos a $10. En esos basurales se tira todo tipo de basura: domiciliarias, industriales y hasta patológicas.
“La otra parte de nuestra película de terror está en una situación aberrante, contractual, jurídica. Por el año 93 el intendente de aquel momento firma un contrato a través de una licitación con una unión transitoria de empresas. Una vez que firman la licitación descubren que algunas de ellas están en convocatoria de acreedores, con pedido de quiebra y por lo tanto no pueden hacer la obra. Empiezan asuntos jurídicos negociadores, comerciales. Aparecen algunas empresas que quieren comprar el paquete accionario y termina en manos de dos firmas españolas. En el año 95, con Patti electo sin asumir todavía, la gente está muy molesta por esta privatización y Patti sale a consensuar entre empresas y vecinos para que la obra finalmente se haga. Patti asume y ratifica los compromisos asumidos, alarga plazos, acepta la nueva formación accionaria de la empresa, estamos en el año 98. Aparecen en el concejo deliberante prometiendo nuevos replanteos de obra. En el concejo deliberante hay un grupo de concejales que hacen una comisión de seguimiento que empieza a averiguar quiénes son estas empresas españolas y descubren que de seriedad no tienen nada, presentan antecedentes nacionales e internacionales inexistentes. Esta comisión del concejo deliberante descubre también fraudes porque esta licitación se da en el marco de una ordenanza, la 165/73, que les exige a las empresas que ganan la licitación que tengan el 60% de la firma de los vecinos. Una vez que obtienen el 60% de la aceptación, la obra se hace con pago obligatorio de los vecinos. La empresa sale a buscar ese 60% antes de haberse aprobado sus propios planes de obra. Y como le resultaba muy difícil, fraguó la firma de los vecinos y cuando no lo fraguó, engañó a los vecinos diciéndoles que estaban firmando por el rechazo a la obra, cuando en realidad estaban firmando por el sí. Estro dio lugar a una causa penal que está en Campana con 20 vecinos que se presentaron como querellantes. A pesar de esto, la empresa continúa pero la obra no se hace. La empresa presenta planes de obras tan ridículos que en algunas manzanas la obra no se cierra.
“Patti sigue avalando a la empresa y sigue teniendo esta consideración.
“En el año 2003 se decide que la empresa no va a poder hacer la obra, pero el contrato no se rescinde y tenemos contrato hasta el año 2023”.
“Estamos acá porque pensamos que las consignas son las mismas, el agua es un bien, es vida y estamos concientizando para dejar de lado la contaminación. Este es nuestro comienzo de la lucha porque hace muy poco, menos de un año, que estamos en este camino. Nos unimos a ustedes para aprender, para ser solidarios y para pedirles la solidaridad de ustedes. Proponemos otra consigna que marca nuestro camino: que cuidemos nuestro planeta pero que cuidemos todo el universo”.

 
radio
espejos.jpg
Julio López, 6 años desaparecido.

 
dejanos tu firma
28.de.mayo.jpg
No a la impunidad
carlos.fuentealba.jpg