Los pueblos originarios seguimos resistiendo Imprimir E-Mail

en memoria de Alex Lemún

Documento elaborado para la Jornada de Resistencia de los Pueblos Originarios en memoria de Alex Lemún, 7 de noviembre de 2006

Los pueblos originarios seguimos resistiendo. Es la razón por la que estamos aquí. Resistimos 514 años condenados al despojo, a la muerte y al silencio. Resistimos a la imposición de este Estado Nación vertical y capitalista que nos niega. Que para su consolidación impuso el modelo “roquista” de desarrollo, para el cual el aniquilamiento de los pueblos originarios era condición. Un modelo que implicó la muerte física y simbólica de miles de hermanos y hermanas que fuimos despojados de nuestro territorio, de nuestro entorno, de nuestros medios de subsistencia y de nuestra cultura.

Roca al sur y centro sobre el territorio Mapuche, Tehuelche, Ranquel, Ona; Álvarez Prado en el noroeste de las comunidades Kolla y Wichi; Victorica en el Chaco Guaraní y de la nación Q’om. Ellos perpetraron un genocidio al servicio del avance del capitalismo. Estos asesinos son los próceres de vuestro Estado, que no es más que la continuación de las Coronas. Que no ha hecho sino asegurar la continuidad del saqueo, del colonialismo y de la dependencia por los siglos subsiguientes.

Hoy el territorio sigue en manos ajenas. En manos de magnates, de empresarios nacionales y de corporaciones multinacionales, que guiados por la búsqueda constante de lucro impulsan la depredación de la tierra, el agua, los minerales y la biodiversidad, destruyendo nuestra soberanía alimentaria y devastando consigo pueblos y culturas. Para ello imponen, a los descartables del modelo, muerte, represión y sometimiento a todo tipo de opresiones.  Esto sólo es posible porque en la cultura occidental los hombres han dejado de sentirse parte de mundo que los rodea. Y han establecido relaciones de dominación con la Naturaleza y con los otros.

El avance de este modelo requiere que nuestra vida cotidiana esté atravesada por la militarización de nuestras comunidades y nuestros barrios, y la imposición de una lectura belicosa del mundo, que nos hace ver a los otros como competidores a los que hay que aplastar. No es sólo la  actuación de las fuerzas de seguridad. Es el sentido común que está  militarizado. La expansión de las varias formas de militarizar se hace necesaria para frenar las protestas sociales y las luchas por la defensa de los recursos naturales.

Hace exactamente 4 años, el 7 de noviembre de 2002, Alex Lemún, un joven comunero mapuche de 17 años, participó de la recuperación de tierras del fundo Santa Ana. En medio de un violento desalojo, Alex recibió en la frente el impacto de un perdigón de plomo de una escopeta de Carabineros, al servicio de la forestal Mininco S.A. La misma empresa que el Estado Chileno protege al condenar por incendio terrorista a diez jóvenes mapuches, cuatro de los cuales realizaron recientemente una huelga de hambre durante 72 días para hacer oír al mundo la injusticia de su prisión política.

Lemún es la palabra que la lengua mapuche utiliza para decir “del bosque”. “Alex del bosque”. Alex vivía en la comunidad Requem Lemún de Ercilla, rodeada por plantaciones de pino y eucaliptos de empresas forestales. Con esos pocos 17 años su conciencia lo comprometió con la lucha por el territorio y la liberación de su pueblo, que no tiene palabras propias para nombrar la explotación de los recursos naturales.

Alex Lemún es un ejemplo de rebelión, que se hace necesaria en la búsqueda de una relación armónica con la Naturaleza. Porque no podemos ser propietarios de aquello de lo cual formamos parte. Esa relación recíproca de respeto hacia la Naturaleza en un elemento fundamental de la cosmovisión de los pueblos originarios, que desde nuestro antiguo caminar hemos tenido que enfrentar a quienes promovieron un supuesto desarrollo en el aniquilamiento de las comunidades, los pueblos y los bienes de la naturaleza. Los mismos que en su afán depredador hoy buscan mercantilizar hasta el último aspecto de la vida.

Hoy la lucha continúa contra las multinacionales que, apoyadas por un Estado que no ha perdido su condición de racista, siguen saqueando y expropiando la Naturaleza, la Cultura y el Territorio.

Por eso:
EXIGIMOS:
*NO A LA ENTREGA DE TIERRAS Y AL SAQUEO DE LOS RECURSOS NATURALES
*NO A LA MILITARIZACIÓN DE LAS COMUNIDADES
*NO A LA REPRESIÓN POLICIAL Y DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD EN LAS COMUNIDADES Y BARRIOS
*NO A LA APLICACIÓN DE UNA JUSTICIA RACISTA QUE NO RECONOCE LOS DERECHOS ANCESTRALES DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS
*NO A LOS TRATADOS DE LIBRE COMERCIO COMO EL ALCA QUE TRAERÁN MÁS HAMBRE Y DESOCUPACIÓN A NUESTROS PUEBLOS.

Y PROPONEMOS:
*SOLIDARIZARNOS CON LA LUCHA DEL PUEBLO DE OAXACA EN EL ESTADO DE MÉXICO, Y CON LOS HERMANOS ZAPATISTAS, EN ESTOS DIFÍCILES MOMENTOS DE RESISTENCIA FRENTE A LA REPRESIÓN OFICIAL AUSPICIADA POR EL IMPERIALISMO NORTEAMERICANO.    
*SUMARNOS A LAS RENOVADAS FORMAS DE RESISTENCIA POPULAR Y BARRIAL COMO LA OCUPACIÓN DE TIERRAS, LAS FÁBRICAS RECUPERADAS, LOS CORTES DE RUTAS Y LAS MOVILIZACIONES CAMPESINAS POR LA REFORMA AGRARIA Y LA SOBERANÍA ALIMENTARIA.
*ORGANIZARNOS DESDE NUESTROS BARRIOS POR TRABAJO, JUSTICIA, CULTURA Y DIGNIDAD CONTRA TODA FORMA DE MUERTE COMO EL GATILLO FÁCIL, LA CONTAMINACIÓN, EL HAMBRE, EL PACO, LA DESOCUPACIÓN Y EL ANALFABETISMO.
*APARICIÓN CON VIDA DEL COMPAÑERO JULIO LÓPEZ.
EN MEMORIA DE ALEX LEMÚN, CUYA VOZ SEGUIMOS ESCUCHANDO A PESAR DEL RUIDO DE LAS BALAS QUE INTENTAN ACALLAR NUESTRAS RESISTENCIAS.

 
  Siguiente >
radio
espejos.jpg
Julio López, 6 años desaparecido.

 
dejanos tu firma
28.de.mayo.jpg
No a la impunidad
carlos.fuentealba.jpg