RESISTENCIAS POPULARES A LA RECOLONIZACIÓN DEL CONTINENTE primera parte Imprimir E-Mail
(descargar pdf)

Precisamos promover el descubrimiento de una modernización conservadora que sigue en polaridad creciente: cuanto más modernos, más destructivo, más injusto. La burguesía, que se presenta como nacional, opta por la asociación global subordinada, teniendo por lastre “propio” largas fronteras económicas a ser abiertas. La acumulación primitiva permanente, a costa del procesamiento de los territorios tradicionales, del campesinado, de los biomas, de la destrucción de los servicios y derechos esenciales, en el Brasil y los países vecinos, compensa de sobra la posición “minoritaria” del capital “autóctono” en su asociación con el capital global. Nuestra burguesía se sumergió en el mercado transnacional, y no hay ningún tipo de referencia o instancia nacional que pueda estar capacitada como espacio de agregación de intereses y de diálogo. Los trámites institucionales internos están en vías de agotamiento; peor, han servido para criminalizar la resistencia a la implementación de este modelo de desarrollo pretendidamente único.
El desafío del que no pueden escapar los movimientos sociales y la intelectualidad crítica, es impedir que la sociedad brasilera se vuelva rehén de este impulso vertiginoso de crecimiento, que asocie eventuales ganancias y beneficios a ese proceso de incorporación territorial y expansión sub-imperialista.


 
  Siguiente >
radio
espejos.jpg
Julio López, 6 años desaparecido.

 
dejanos tu firma
28.de.mayo.jpg
No a la impunidad
carlos.fuentealba.jpg