ESPEJOS.jpg
últimos artículos


artículos
  • Gloria Cuartas, luchadora por los derechos humanos en Colombia
    Géneros
  • URGENTE!! Patricia es Torturada por Gendarmería
    Aukapacha
  • Enrique Leff - La geopolítica de la biodiversidad y el desarrollo sustentable
    Formación Política
  • FSM Belem 2009: Carta de los Movimientos Sociales de las Américas
    Formación Política
  • En Chillán, carabineros de Chile golpean a mujeres y hombres Mapuches que luchan
    Aukapacha
  • Cromañón - Cronología de la causa penal
    Antirrepresión y antiimpunidad
  • Causa Legislatura - Carta de Carmén Ifrán
    Antirrepresión y antiimpunidad
  • José Carlos Mariátegui - Punto de vista Anti-imperialista
    Formación Política
  • Che Guevara - Discurso en la conmemoración del natalicio de José Martí
    Formación Política
  • Solicitada Memoria, Verdad y Justicia
    Antirrepresión y antiimpunidad
 

Creemos que la realidad es una totalidad compleja, contradictoria, cambiante y cambiable, y de la cual somos parte como actuantes sentipensantes. La realidad es al mismo tiempo una, y diversa.
La consideramos como dialéctica, entendiendo la dialéctica como la relación contradictoria y coherente de permanentes cambios entre todos los elementos que la componen.

Lo dialéctico es también la interrelación entre lo ocurrido, el presente y lo nuevo por acontecer. En la lucha hemos venidos descubriendo, sobre todo a través de la sistematización, la unidad que existe entre la historia –de cada un@ y de
- y la utopía como base para la construcción de nuevos sentidos y rumbos.

Los procesos sociales, y en particular los procesos de lucha que nos envuelven, son dinámicos y complejos. Interactúan en ellos, en movimiento constante: condiciones del contexto, situaciones particulares, historias de vida, acciones realizadas, percepciones de interpretaciones de quienes participamos, resultados esperados e inesperados, relaciones entre nosotros mismos…

La Educación Popular, intenta ordenar y comprender estos procesos “desde adentro mismo”, integrarlos, extraer enseñanzas de ellos, compararlos con otros vividos por diversos grupos y movimientos –cercanos y lejanos en tiempo y espacio - y comunicarlos.

Es decir, mediante la sistematizaciòn intentamos apropiarnos de la experiencia vivida y dar cuenta de ella, convirtiendo a nuestros grupos y movimientos en intelectuales colectivos, que puedan compartir con otros lo aprendido.

La sistematización de las propias prácticas suele ser una “deuda” entre los luchadores, ya sea por falta de tiempo, por temor a “lo difícil”, por baja autoestima del grupo (“no somos capaces de producir conocimiento”, “el conocimiento lo producen otros que saben más”), porque a veces parece que es más importante hacer, hacer y hacer sin detenerse a pensar…

Esta deuda puede llevarnos al activismo –cuya contrapartida, a la larga, es el inmovilismo-, la rutina, la sensación de hacer por hacer, la dificultad para encontrar nuevos caminos.

Sin embargo, si pensamos juntos, después de registrar lo realizado y vivido, incluyendo no solamente los hechos, sino las vivencias, sentimientos, conflictos ¿que mejor que   podamos mirar nuestras prácticas, si somos quienes debemos sostener y profundizar aquello que funciona bien para hacernos más fuertes en la lucha, y modificar aquello que la obstaculiza?

El sentido de lo que estamos viviendo y construyendo colectivamente, hay que descubrirlo utilizando la herramienta de la sistematización


POR ESO
SISTEMATIZACION ES AQUELLA INTERPRETACION CRITICA DE UNA O VARIAS EXPERIENCIAS QUE, A PARTIR DE SU ORDENAMIENTO Y RECONSTRUCCION, DESCUBRE O EXPLICITA LA LOGICA DEL PROCESO VIVIDO, LOS FACTORES QUE INTERVIENEN EN DICHO PROCESO, CÒMO SE RELACIONAN ENTRE SI Y POR QUE LAS COSAS SE HICIERON DE ESE MODO.

Es por esto que, cuando realiza encuentros o talleres, este Equipo de Educación Popular intenta que entre todos registremos, de la forma lo más fiel posible, las actividades grupales, la participación de cada uno, las propuestas formuladas y las efectivamente realizadas, los juegos, las intervenciones, los debates, los acuerdos y desacuerdos…

Este registro (o “memoria”) es solamente el punto de partida, la base, para iniciar o continuar un proceso de sistematización. Es importante no tener que acudir solamente a nuestra memoria “oral” e individual, y por ello la convertimos en memoria escrita –y a veces también grabada, fotografiada, dibujada, filmada, cantada- colectivizada.

Desde nuestra concepción metodológica dialéctica, este equipo ha trabajado con grupos y movimientos, acompañando y sosteniendo procesos de “mirada” sobre las propias prácticas, procesos de reconstrucción de la experiencia hechos por los mismos actores, que están reflejados en algunos de los trabajos publicados.

En este espacio virtual intentaremos reflejar algunos aportes al trabajo de sistematización, dar cuenta de algunas experiencias, incluir preguntas que la problematicen, entendiendo que nos hacemos más fuertes cuando podemos mirar críticamente nuestras propias prácticas.