La lucha es una sola - Por Alejandro Dramis

Un libro que estudia c�mo se abre el feminismo para incluir a otros, otras y otrxs.


Entre las paradojas propias de las pol�ticas neoliberales hay una que a Roxana Longo, autora de El protagonismo de las mujeres en los movimientos sociales. Innovaciones y desaf�os (Ed. Am�rica Libre) le interes� en particular: que, como consecuencia de la aplicaci�n de estas pol�ticas en el plano social, se abri� el juego a una toma de conciencia por parte de un grupo de ciudadanos y ciudadanas disconformes, y en particular por grupos cada vez m�s amplios de mujeres excluidas. Esa toma de conciencia llev� directamente a enarbolar las banderas de una lucha sistem�tica frente a ese mismo modelo neoliberal que, por definici�n, pretend�a negar la integraci�n social de los excluidos. De ah� tambi�n que el feminismo comenz� a expandir su campo de intereses y entrelazarse con otras problem�ticas afines y complementarias a sus principales preocupaciones: cuestiones de etnia, diversidad sexual, clase social u ocupaci�n sexual, entre otras. El patriarcado familiar y social, la violencia de g�nero, el rechazo a la cosificaci�n del cuerpo femenino o la igualdad social son los temas abordados por Longo. Los enormes niveles de desigualdad fomentados por el neoliberalismo volvieron necesaria una mayor participaci�n del g�nero femenino en la lucha social. Esto sucedi� al menos por dos circunstancias: la primera, porque debido a la creciente desocupaci�n muchos hombres perdieron sus trabajos, y el sustento recay� en las esposas, y la segunda, porque frente al crecimiento de la crisis econ�mica tambi�n se vio en aumento el n�mero de personas que comenz� a organizarse para resistir con su lucha popular la recesi�n, n�mero que encontr� a una amplia cantidad de mujeres insert�ndose en los ya existentes movimientos de desocupados de conformaci�n gen�rica mixta, o creando nuevas agrupaciones por los derechos de la mujer.

A ra�z del aumento de mujeres activistas en las calles y a trav�s de la creaci�n de agrupaciones que les permitieron su organizaci�n en trabajos colectivos es posible pensar el feminismo no ya como una filosof�a de g�nero aislada del resto de las reivindicaciones sociales, sino como una proclama necesaria para una igualdad social concreta y en un plano pr�ctico, no ya en t�rminos te�ricos o espec�ficos de un �mbito delimitado, sino como parte de una realidad global y tangible.

A partir del trabajo colectivo en talleres, seminarios y entrevistas con mujeres activistas pertenecientes a movimientos sociales, y con una particular mirada como autora y, a su vez, tambi�n como activista, en tanto educadora popular de la agrupaci�n Pa�uelos en rebeld�a, Roxana Longo asume en este libro una labor investigadora cuyo rol rechaza la t�pica neutralidad te�rico-cient�fica, en favor del compromiso de la teor�a social cr�tica. Los testimonios aqu� recogidos abren caminos para continuar pensando la lucha social como una herramienta fundamental hacia la toma de los espacios p�blicos y pol�ticos, que les permita recuperar a las identidades no hegem�nicas un �mbito tradicionalmente ocupado por lo masculino.

Fuente: SOY - P�gina 12
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-2918-2013-05-09.html